Steve Jobs: ¿visionario o un tipo observador e inquieto?

José M. Alarcón
José M. Alarcón
Gallego de Vigo, amante de la ciencia, la tecnología, la sociología, la música y la lectura. Ingeniero industrial y empresario. Fundador de Krasis, especialistas en e-learning. Autor de varios libros y cientos de artículos.

Descarga GRATIS mi libro: Tres Monos, Diez Minutos
Steve Jobs: ¿visionario o un tipo observador e inquieto?

Como no podía ser de otra forma, esta semana mi post también tenía que tratar acerca del recientemente fallecido Steve Jobs. En concreto me interesa sobre todo su faceta como innovador.

Aunque indefectiblemente tendré que hablar sobre él y su personalidad espero tocar ese tema sólo de refilón, ya que no tuve la oportunidad de conocerlo en persona. Todo lo que sé sobre él es por que lo he leído en prensa o lo he visto en Internet. Llevo siguiendo su trayectoria desde siempre (Gracias Bill, el mundo es un lugar mejor). Pero para conocer su personalidad y sus ideas sobre innovación y empresa me fío de lo que él mismo ha dicho en entrevistas de prensa y no de lo que otros muchos dicen sin tampoco haberlo conocido. Así que me ceñiré a los textos públicos que recogen sus opiniones sobre innovación. Creo que se puede aprender mucho sin necesidad de hacer una hagiografía del personaje.

Así que, a partir de sus entrevistas más conocidas de las últimas dos décadas he tratado de extraer 4 reglas de innovación tecnológica de las que todos podemos aprender.

Steve Jobs

1.- Foco, ¿un solo innovador entre 50.000?

Parece que en Apple sólo innovaba él, pero es una empresa con casi 50.000 empleados, así que me cuesta mucho creer que entre tanta gente sólo él fuera quien tenía buenas ideas. No, en absoluto. Lo que Jobs tenía era un **gran olfato para identificar tendencias **y una obsesión por facilitar el uso de la tecnología.

Incluso en las empresas tan grandes como Apple la cultura empresarial se difunde desde sus dirigentes hacia toda la empresa. Si la compañía está gestionada por burócratas preocupados por los resultados económicos más que por hacer buenos productos, eso se traduce en productos mediocres. En el caso de Apple, la personalidad pública de Jobs era la marca de la casa y atraía el tipo de talento necesario para sacar adelante productos innovadores. Cuando regresó a Apple en 1997, al borde de la bancarrota, en lugar de recortar gastos decidió recortar en productos y redujo drásticamente las referencias que tenían a la venta. Pocos productos y mucho foco en ellos.

Y es que ya he hablado en otras ocasiones aquí de la importancia del foco en lo que haces, que se traducirá en ideas ricas en los momentos más insospechados.

2.- Conectar experiencias

Otra cosa que hacía era observar el mercado y escuchar ideas. Fue Tim Cook quien identificó las potencialidades que ofrecía el nuevo disco duro de alta capacidad que Toshiba fabricaba en sus laboratorios de I+D. Pero fue Jobs quien, como ejecutivo decisor, aceptó la apuesta de fabricar estos apartitos en el momento justo.

Una anécdota al respecto que me parece reveladora y que aparece en el documental "Triumph of the nerds" de 1996, protagonizado por el propio Steve Jobs, creo que refleja muy bien lo que quiero decir.

En 1979 tenía 24 años y había ido a una visita guiada al famoso Centro de Investigación de Xerox en Palo Alto. Durante la visita tuvo la oportunidad de ver el Xerox Alto, el primer ordenador con interfaz gráfica. Jobs manifestó que:

"Pensé que era lo mejor que había visto en mi vida. Recuerdo que fallaba, pues lo que vimos era un prototipo incompleto y habían hecho un montón de cosas mal. Sin embargo tras 10 minutos era obvio para mi que todos los ordenadores en el futuro funcionarían de aquella manera"

Pero los que tomaban las decisiones en Xerox no lo veían de la misma forma. Aquel prototipo tenía ya 7 años por aquel entonces (lo habían diseñado y puesto en marcha en 1972), y tras decenas de demostraciones internas, ningún ejecutivo de Xerox logró ver su potencial. Xerox podría haber sido lo que hoy es Microsoft, pero no lo supieron ver. Jobs sí, y años más tarde -en 1983- salió el Apple Lisa, el primer ordenador con interfaz gráfica, como consecuencia directa de aquella visita a Xerox.

Parafraseando a Picasso, Jobs decía en el mismo documental:

"Los buenos artistas copian, los grandes artistas roban, y nosotros hemos sido siempre unos desvergonzados a la hora de robar grandes ideas".

Para Steve Jobs "la creatividad es simplemente conectar cosas", como dijo en su famosa entrevista de 1996 en Wired. Para a continuación agregar la siguiente interesante reflexión (traduzco):

"Cuando le preguntas a la gente creativa como han conseguido hacer algo, se suelen sentir un poco culpables porque ellos no lo han hecho realmente, simplemente han visto algo. Luego fue obvio para ellos tras un rato. Eso es porque son capaces de conectar experiencias que han tenido y sintetizar cosas nuevas. Y el motivo por el que fueron capaces de hacerlo es que tenían más experiencias o han pensado más en sus experiencias que el resto de la gente. Por desgracia, esto no es precisamente algo común. Mucha gente en nuestra industria no ha tenido experiencias muy diversas. Así que no tienen muchos puntos que conectar, y terminan con soluciones muy lineales y sin una perspectiva amplia del problema. Cuanto más amplio sea tu conocimiento de la experiencia humana, mejor será el diseño que tendremos."

Por ello ni el Mac, ni el iPod, ni el iPhone, etc... han sido innovaciones salidas de la nada. Todos **esos productos existían **ya, pero ni eran tan fáciles de usar, ni tenían las mismas características, ni habían llegado en el momento apropiado.

Y esto me lleva a otro tema importante de la innovación que Jobs dominaba también:

3.- El momento y lugar apropiados

Recuerdo que en 1997, en mi primer trabajo, ya tuve la oportunidad de utilizar el equivalente a un tablet actual. Es más, unos años más tarde tuve mi primer TabletPC con Windows XP. Enseguida me deshice de él. Simplemente era un dolor usarlo. Era una idea avanzada implementada en el momento inapropiado pues la tecnología no acompañaba (peso, velocidad, tecnología de pantalla...). El año pasado Apple lanzó el iPad y la industria del PC ha cambiado para siempre. Reconozco que fui de los primeros escépticos que se reían del "cachophone" y que no le veía utilidad. Fue tocarlo en una tienda unas semanas después y me compré uno inmediatamente.

Lo mismo ha pasado con muchas otras tecnologías existentes que fueron demasiado adelantadas para su época. ¿Quién se acuerda ahora de CUSeeme, el servicio equivalente a Skype que salió en el año 1994? Parecía que la gente estaba detrás de una cortina de la ducha cuando hablabas con ellos. ¿Y del Dynabook que se diseñó en 1988 y con el que ensoñaban en los '80 poder cambiar la vida de las personas mayores? Hoy en día son servicios que damos por sentado, pero que cuando salieron ni la tecnología ni la infraestructura acompañaban a la idea.

Y he aquí el quid de la cuestión: no llega con tener buenas ideas, sino que hay que implementarlas bien y sobre todo hacerlo cuando tenemos el entorno adecuado para ellas.

A este respecto Jobs decía en otra famosa entrevista para la revista Rolling Stone en 1994 algo también bastante revelador sobre su forma de innovar:

"No puedes predecir exactamente lo que va a ocurrir, pero sí puedes sentir en qué dirección estamos avanzando. Y eso es todo lo cerca que puedes llegar (a predecir el futuro). A partir de ahí simplemente te reclinas y te quitas del medio, y esas cosas cobran vida por si mismas."

Y en 1999, al cumplir 44 y ser entrevistado en Time, decía también:

"Tienes que buscar vectores moviéndose en el tiempo. ¿Qué está cambiando? ¿Cuáles son las tendencias? ¿Qué ventanas se abren y cuáles se están cerrando?..." "...Tratas de descubrir esas cosas y cómo van a estar cambiando a lo largo del tiempo, y qué caballos quieres montar en cada momento preciso..." "...No puedes ir demasiado por delante, pero tienes que ir lo suficientemente por delante, ya que lleva tiempo implementar las cosas. Así que tienes que interceptar un tren que ya está en marcha."

No hay mucho más que decir ¿verdad?: foco y estar atento a todo lo que pasa, no a tu problema técnico concreto.

4.- ¿Tratar de tener un sistema para ser innovador?

Por fin, una cita extraída de su entrevista para Fortune en 1998 ilustra la última pista sobre las recetas de innovación de Steve Jobs:

"La innovación no tiene nada que ver con cuánto dinero para I+D tengas. Cuando Apple apareció con el Mac, IBM estaba gastando al menos 100 veces más que nosotros en I+D. No se trata del dinero. Se trata de la gente que tienes, de cómo son dirigidos, y de cuanto "pilles" la idea."

En 2003, entrevistado en el NY Times en relación al iPod le preguntaron si tenían algún sistema de innovación en marcha en Apple, y dijo:

"No. Nosotros pensamos conscientemente en crear productos geniales. No pensamos: ¡Eh, vamos a ser innovadores! ¡Vayamos a alguna clase! ¡aquí están las 5 reglas para ser innovadores, implantémoslas en la empresa!"

Cuando le dijeron que eso era precisamente lo que muchas empresas hacían, contestó:

"Claro que lo hacen... Y es como ver a alguien que no es cool, intentando ser cool. Es doloroso verlo"

Así que menos UNE 166000 y más foco en hacer cosas geniales: útiles, fáciles de usar y que la gente o las empresas quieran. Ese era el secreto.

Conclusiones

Sobre la figura de este gigante se puede escribir sin parar. Y no todo sería bueno ni mucho menos, pero hasta de eso se podría aprender. En este artículo he buscado **resaltar las ideas más importantes que se desprenden de la trayectoria innovadora de Jobs **a partir de lo que él mismo ha dicho en entrevistas y grabaciones, toda las cuales las tienes enlazadas en el texto, y te recomiendo su lectura y visionado completos.

En mi opinión el hecho de que Steve Jobs, al contrario que por ejemplo Bill Gates, no fuera un gran técnico es precisamente uno de los secretos de su éxito. Para innovar es más importante entender la tecnología en relación a las personas que la usan, es decir, sus resultados, que entender la tecnología técnicamente, a bajo nivel. Eso te permitirá "conectar los puntos", ver tendencias fuera de tu ámbito de especialidad técnica y tratar de hacer cosas que la gente quiera usar. Y ese es el secreto del verdadero innovador tecnológico.

Sígueme: