Harlem Shake o cómo hacerse rico a costa de los demás

José M. Alarcón
José M. Alarcón
Gallego de Vigo, amante de la ciencia, la tecnología, la sociología, la música y la lectura. Ingeniero industrial y empresario. Fundador de Krasis, especialistas en e-learning. Autor de varios libros y cientos de artículos.

Descarga GRATIS mi libro: Tres Monos, Diez Minutos
Harlem Shake o cómo hacerse rico a costa de los demás

A pesar de lo implantada que está Internet en nuestras vidas, las fuerzas económicas que la Red de Redes alimenta son completamente desconocidas para el gran público. Y también para la mayoría de los internautas experimentados.

El más famoso meme de los negocios de Internet* es, sin duda:

Si el producto es gratis, entonces tú eres el producto.

Internet está poblado de servicios gratuitos para los usuarios. Pero el hecho de que a nosotros no nos cobren por ellos no significa, obviamente, que nadie les esté sacando provecho económico e incluso generando ingresos millonarios.

El ejemplo más obvio son servicios como Google o Facebook, gratuitos pero a los que -en realidad- estamos vendiendo nuestra alma inmortal en forma de privacidad, algo de lo que quizá algún día nos arrepintamos. El otro ejemplo obvio (aunque muchas veces no lo tengamos presente) es la publicidad on-line, y cómo podemos generar ingresos para nuestros servicios gratuitos favoritos gracias a ella. Algunos otros servicios no generan ingresos directamente al proveedor, pero sí indirectamente, como ya expliqué en mi ya célebre artículo sobre reCAPTCHA.

Virales en Internet: algo más que una tontería lúdica

Una forma de generar ingresos muy poco intuitiva y compleja es crear un video viral en YouTube. Y para explicarlo me voy a referir a uno de los últimos fenómenos pasajeros de esta índole: El Harlem Shake.

Un Harlem Shake es un tipo de vídeo cómico que siempre funciona de la siguiente manera:

  1. Un grupo de personas está tranquilamente en sus quehaceres habituales: trabajando en la oficina, paseando, en una cafetería, viendo la tele, o incluso los hay de soldados en formación … Lo que se te ocurra.

  2. De repente empieza a sonar un fragmento de la canción "Harlem Shake" del artista neoyorkino Baauer (este es el vídeo de la canción original), y aparece, como de la nada, una persona con algo en la cabeza (un casco, una máscara, una cabeza de caballo…) y se pone a bailar frenéticamente.

  3. El resto de las personas en la escena sigue como si nada, sin prestar atención al que baila.

  4. Tras unos 13 segundos, la escena cambia y también por arte de magia, todos están bailando como locos, meneándose frenéticamente**.

Aquí puedes ver una recopilación de los mejores, incluyendo el primigenio que inició todo. Se hizo tan tremendamente popular que si buscas en YouTube la frase "Do The Harlem Shake", el propio portal te hace caso y se monta él solo un Harlem Shake con los elementos de su interfaz 😮

Personalmente ni siquiera me parecen graciosos, pero sí que me interesan mucho por la economía oculta que han generado sin que la mayoría de la gente sea consciente (ni siquiera los que han participado en alguno).

Y no, no me estoy refiriendo a los ingresos por publicidad que genera Google por cada reproducción de sus vídeos en YouTube… aunque sí indirectamente. Veámoslo…

Bienvenido al mundo de ContentID

Google dispone de una tecnología denominada ContentID con capacidad para caracterizar audio y vídeo de manera que puede identificar su uso entre los miles de millones de vídeos que alberga en YouTube. Para que nos entendamos es como un Shazam que actúa sobre los vídeos, y detecta en tiempo real el uso de cualquier material que tenga catalogado para derechos de autor, aunque sea solamente un fragmento.

Es impresionante. En este vídeo puedes ver qué es y cómo funciona ContentID:

Por supuesto no todo el mundo puede acogerse a este programa. Existen unos requisitos muy estrictos y hay que poder demostrar de manera fehaciente que los contenidos originales son tuyos. Sin embargo actualmente tienen catalogados más de tres millones de recursos protegidos por derechos de autor.

De este modo una empresa discográfica o una productora de cine que ostente los derechos de una canción o de una película, registra con YouTube su material protegido y decide qué quiere hacer exactamente (en cada país, además) cuando se detecte un vídeo ajeno que haga uso del mismo:

  • Bloquearlo: se detecta una violación de derechos de autor y se bloquea el vídeo que ha subido el usuario. Si el usuario sigue subiendo material protegido de esta manera, YouTube puede llegar a bloquearle la cuenta.

  • Trazarlo: es decir, simplemente llevar un control de los usos que se hacen del material con derechos de autor. YouTube Analytics es un producto muy potente que te puede dar una información valiosísima sobre tus contenidos.

  • Monetizarlo: cobrando directamente un dinero por parte de YouTube, que al fin y al cabo se está lucrando con el uso de ese material, ya que muestra publicidad en vídeo y mediante banners.

Ahora empezamos a verlo claro ¿verdad?

Las ganancias del Harlem Shake y de algunas estrellas de la canción

Toda la fiebre de Harlem Shake comenzó a principios de Febrero de 2013. Unos pocos días después, según el propio blog oficial de YouTube, se subían unos 4.000 nuevos vídeos diarios con la tontería, alcanzando más de 40.000 (sí, cuarenta mil) versiones diferentes el día 15 de Febrero. El día 4 de abril el conjunto de los vídeos que usaban la canción ¡había sobrepasado los 1.200 millones de reproducciones!.

El pago estándar que hace YouTube a los creadores de contenidos es de 0,60 dólares por cada mil reproducciones.

Es probable que los recursos tan populares como este tengan mejores tarifas (no es información pública, pero se sospecha) y desde abril hasta ahora tendrá todavía muchas más reproducciones aunque haya decaído totalmente. Aún así hagamos unos números fáciles con los datos disponibles:

(1.200.000.000 / 1000) x 0,60 = 720.000 $

Es decir, que en cuatro meses la discográfica habrá obtenido cerca de 1 millón de dólares a partir del trabajo de todos los que han imitado el vídeo hasta la nausea y lo han subido a YouTube. O sea, básicamente por no hacer nada (detrás hay promoción sin lugar a dudas, pero…). Eso sin contar que la canción llegó a los primeros puestos de ventas en iTunes y en diversos países a raíz del efecto viral conseguido. La pequeña productora Mad Decent dudo que tenga un artista más lucrativo que Baauer.

Veamos cuánto han ganado en el día de hoy algunos de los artistas más vistos en YouTube partiendo de los datos diarios de StarCount, que para el 1 de Junio de 2013 son estos:

StarCount_1_Junio_2013

  • PSY: 3.447,21$

  • PewDiePie: 3.798,52 $

  • Rihanna: 2.047,86$

  • Justin Bieber: 1.589,72$

¡No está mal para un sábado!

PSY, el coreano gracioso del Gagnam Style ganó solamente con esa canción más de 8 millones de dólares (casi 1 MM de YouTube, pero luego conciertos, descargas, merchandising…), y su nuevo Single "Gentleman" está subiendo mucho más rápido en YouTube a pesar de que no está alcanzando ni de lejos el éxito global del anterior.

En resumen

Espero haberte revelado un poco más cómo funciona la economía de Internet. Desde luego no se trata de algo demasiado conocido y a mi me ha llevado bastante tiempo investigarlo, leer, documentarme… para llegar a conocerlo a fondo.

En Internet muchas cosas no son lo que parecen, y sin saberlo podemos contribuir a que unos pocos se hagan ricos. Lo cual no es malo, pero conviene ser consciente de ello 😃

* Nota friki: A pesar de lo extendida que está esta máxima, es muy reciente: se generó el 26 de agosto de 2010 a partir del comentario del programador Andrew Lewis (blue_beetle en Metafilter y @andlewis en Twitter) en un ya mítico hilo de discusión en Metafilter. ** Nota friki 2: el "meneo", por cierto, no tiene absolutamente nada que ver con el baile de tipo Harlem Shake original, originado en esa zona de Nueva York.

Sígueme: