Parásitos

José M. Alarcón
José M. Alarcón
Gallego de Vigo, amante de la ciencia, la tecnología, la sociología, la música y la lectura. Ingeniero industrial y empresario. Fundador de Krasis, especialistas en e-learning. Autor de varios libros y cientos de artículos.

Descarga GRATIS mi libro: Tres Monos, Diez Minutos
Parásitos

El Cymothoa Exigua o piojo come-lenguas es un parásito de los peces, de lo más peculiar y aterrador. Vive en el Golfo de California y en Ecuador, y afecta de manera especial al Pargo Rojo (un pescado parecido al besugo).

Este "simpático animalito", cuando es muy pequeño se introduce en el pez a través de sus branquias, y llega hasta la base de la lengua, donde se sujeta. A partir de ese momento empieza chuparle la sangre poco a poco hasta que la lengua se atrofia por la falta de riego y se acaba por caer. Ahora viene lo más alucinante: en ese momento el parásito toma el lugar de la lengua ¡y la sustituye!. Así hasta la muerte de su anfitrión.

El asunto no acaba ahí. Estos isópodos son hermafroditas, así que la cosa se anima cuando un segundo parásito accede también al mismo pez. El primero siempre madura como una macho, pero al llegar el segundo lo estimula para que cambie de sexo y se convierta en hembra. El nuevo madura en macho y la fecunda, formando una bonita familia.

Es el único caso conocido de un parásito que sustituye la funcionalidad de un órgano.

He aquí una foto de este tipo de parásitos dentro de su anfitrión:

cymothoa-exigua

Es peor que el argumento de una película de terror, pero en este caso es real.  =:-O

.....

Existen otros parásitos similares que se introducen en los bancos y cajas a través de los resquicios del poder. Una vez dentro se aferran la silla chupando la sangre del ciudadano todo lo que pueden a base de mala gestión y tarjetas opacas. Se reproducen y generan otros parásitos similares (se cree que también cambian de sexo: lo que haga falta para reproducirse), y siguen así hasta que el banco o caja se atrofia y empieza a caerse.

El asunto no acaba ahí. Entonces viene el Gobierno y les proporciona más sangre (en forma de rescate) para salvar a la entidad. Pero los parásitos siguen chupando más y más, privando al mismo tiempo de sangre al resto del organismo (los clientes, la sociedad...). Así hasta la muerte de su anfitrión, ya que como al Cymothoa Exigua, éste no le importa lo más mínimo.

El el único caso conocido de un parásito que sustituye la funcionalidad de un órgano: el de gobierno de la entidad.

He aquí una foto de este tipo de parásitos dentro de su anfitrión:

Blesa-Rato

Es peor que el argumento de una película de terror, pero en este caso es real.  =:-O

Sígueme: