Híbridos de bolsillo: el futuro de los ordenadores personales

José M. Alarcón
José M. Alarcón
Gallego de Vigo, amante de la ciencia, la tecnología, la sociología, la música y la lectura. Ingeniero industrial y empresario. Fundador de Krasis, especialistas en e-learning. Autor de varios libros y cientos de artículos.

Descarga GRATIS mi libro: Tres Monos, Diez Minutos
Híbridos de bolsillo: el futuro de los ordenadores personales

Hace ya bastantes años que voy diciendo a todo el que me quiera escuchar que el futuro de los ordenadores personales pasa por dispositivos de bolsillo que se convierten en ordenadores al llegar a casa o la oficina.

La idea es la siguiente: una especie de teléfono móvil potente, con un conector inalámbrico (estilo Bluetooth pero más rápido), conexión permanente a la nube, probablemente una pantalla flexible y/o pico-proyector, y un sistema operativo especial sensible al contexto en el que se trabaja.

Cuando estás en la calle puedes usarlo como cualquier Smartphone actual, con acceso a tus archivos en la nube y con una función primordial de consulta/consumo de información.

Sin embargo cuando llegas a la oficina o a casa, lo dejarás encima de la mesa y se conectará inalámbricamente a un monitor, teclado y ratón, a la red Wi-fi y a un replicador de puertos, y tendrás a todos los efectos un ordenador personal al uso.

El sistema operativo será sensible al contexto, es decir, sabrá distinguir perfectamente si estás en modo "compacto" o modo "extendido" y actuará de forma diferente según el caso, ofreciendo respectivamente interfaz táctil basada en iconos, ladrillos u otras abstracciones como las de los móviles actuales, y ofreciendo un entorno completo de ventanas cuando esté conectado a los periféricos.

Al mismo tiempo, dado que la mayor parte de la información estará en la nube (al menos replicada), no supondrá un grave problema -más allá del económico- perder o dañar el dispositivo, ya que simplemente adquiriendo otro e identificándonos en el entorno volverá a estar disponible de inmediato, de forma similar a lo que ofrece ahora mismo Google Chrome OS. Además, con la clave de acceso y el reset remoto del dispositivo podremos destruir la información local en caso de pérdida o robo (esto está disponible para iPhone y otros sistemas ahora mismo).

Si estás de viaje podrás conectarlo a cualquier periférico compatible, en la oficina de un cliente o en casa de un amigo, facilitando mucho su uso en cualquier lugar o circunstancia. Incluso puede que haya periféricos compatibles especiales para usarlo por ejemplo en el coche o en un transporte público (avión o tren).

Las primeras señales en el cielo

Hace años que hablo de este concepto pero hasta hace muy poco no he empezado a ver los primeros dispositivos que apuntan en esta dirección.

El primero salió hace unos meses. Se trata del Asus eee Pad Transformer:

eeePadP_500

Se trata de un Tablet con Android 3.0, multitud de características interesantes y un precio asequible. Dispone de una base con teclado, touchpad, lector de tarjetas, dos USB, lector de tarjetas, batería adicional y puertos para docking station. Se convierte a todos los efectos en un PC portátil.

El otro salió al mercado USA muy recientemente también y se acerca aún más al concepto que tengo en la cabeza para ordenador del futuro. El Motorola Atrix 4G es un móvil con Android que trabaja de la forma habitual en este tipo de dispositivos. Su pantalla no es flexible pero tiene una resolución impresionante de 960x540 pixeles. Además ofrece una salida HDMI de forma que lo podemos conectar a un monitor o una televisión.

Lo interesante es que dispone de dos tipos de base que permiten convertirlo en una especie de PC.

La primera de ellas, LapDock, lo conecta de forma similar al de Asus a una base que lo convierte en un portátil:

Atrix4GLapdock

Un dispositivo más pequeño llamado WebTop permite conectarlo a teclados y monitores externos convirtiéndolo en un ordenador de sobremesa:

Atrix4GWebtop

Ambos dispositivos son en mi opinión un claro paso en la dirección correcta, pero aún le queda bastante para llegar a la idea completa que tengo en la cabeza. Pero estoy seguro de que no han de tardar demasiado. Luego será cuestión de que los fabricantes se pongan de acuerdo en un estándar, algo difícil viendo lo que ha pasado con el sucesor de Bluetooth, pero bueno... siempre os queda cierta esperanza.

Desde luego yo estoy deseando que lleguen estos aparatos 😃

Y tú ¿qué opinas?

Sígueme: