José Manuel Alarcón

geek, author, speaker, entrepreneur, web guy

MENÚ - Blog de José Manuel Alarcón

La generación L'Oreal

Una cosa que me da muchísima rabia es verme a mi mismo como uno de esos viejos cascarrabias que se sientan con los amigos en un banco y se dedican a criticar todo lo actual, diciendo cosas como: "Ya no se hacen coches como los de antes" o "La juventud de ahora es una vergüenza".

Pero lo cierto es que ya no se construye nada como lo de antes (en la escuela de ingenieros aprendíamos a hacer eso) y los jóvenes de ahora desde luego son muy diferentes a nosotros. Y lo dice uno que este mes va a cumplir 39 años, así que ¡no me quiero imaginar qué diré cuando tenga 70! :-S

Nota: Como todas las generalizaciones, esta también es mala. Obviamente no se puede  decir que todos los comportamientos que describo sean así para TODOS los individuos de cada generación, pero sí para una gran mayoría. La sociología estudia las masas por algo, sino se llamaría psicología. Como es natural existen miles de excepciones y tengo la suerte de conocer a unas cuantas de éstas de primera mano, así que nadie se ofenda al leer esto salvo que, realmente, se vea reflejado fielmente en las descripciones, claro ;-)

De lo que se considera gente joven actualmente (entre los 16 y los 34 años), existen dos grupos bien diferenciados:

  • La generación Y, nacidos entre 1986 y 1995 (aunque abarca realmente hasta 1998, pero los del '95 son los que tienen ahora 16 años). Muchos de esta generación son lo que en España se conoce como Chonis (en el caso de ellas) o Shurmanos (en el caso de ellos). Son los que crecieron con la PlayStation, el Reggaeton, el Messenger y el botellón all-night-long. Lo suyo es el consumismo salvaje y aspiran convertirse en concursantes de gran hermano o futbolistas. Me hizo mucha gracia cuando casualmente ayer me leí, tras comentármelo ella misma, este post de la buena de Lucía Taboada  sobre gente que quiere ser asistente de vuelo. Creo que refleja muy bien la forma de pensar muchos miembros de este segmento de la población.
  • La generación X, los nacidos entre 1977 y 1985. Esta es la generación posterior a la mía (la del baby-boom). Tienen ahora entre 26 y 31 años. Muchos de ellos siguen viviendo en casa de sus padres, en parte por la dificultad de independizarse y también porque algunos todavía están terminando sus estudios universitarios. Tienen por lo general un carácter vividor, prefieren no tener preocupaciones. Son la generación de los videojuegos, las series yanquis y los dibujos animados japoneses de los años 90.

    GeneracionX
    Foto por Andrew Rennie

    Hacer una segmentación por edad tiene mucho sentido ya que todos ellos se han criado bajo unas condiciones socio-culturales muy parecidas, marcadas poderosamente por los medios de comunicación; que al final por desgracia son los que imponen en gran medida los valores predominantes en la sociedad en muchos de los casos. Aunque claro está, muchos tienen la suerte de que en sus casas haya padres responsables que les puedan inculcar otra forma de pensar.

    A partir de estos grupos segmentados simplemente por edad se pueden sacar sub-segmentos con características parecidas, de los cuales a mí me interesan especialmente dos. El primero porque me sorprende de manera muy negativa pues no pensé que podría darse, y el segundo porque -aunque no me sorprende- me irrita mucho y lo tengo que sufrir de vez en cuando.

    La generación Ni-Ni vs Emprendedores vs Funcionarios

    Desde luego hay un grupo de jóvenes que son una vergüenza. Se trata de los que pertenecen a la famosa generación Ni-Ni que ni estudia ni trabaja pero no porque no puedan, sino porque no les interesa lo más mínimo hacer nada y prefieren vegetar en su sofá. Se caracterizan además por un profundo desconocimiento de las cuestiones más básicas y fundamentales (no te pierdas este vídeo), fruto de la más absoluta desidia.

    Por fortuna, más allá del alarmismo que surgió a raíz del programa de televisión que los hizo famosos, la generación Ni-Ni es en realidad bastante pequeña. Según el último estudio de empleo y trabajo del 4º trimestre de 2010, realizado por el Observatorio Joven de Empleo del Consejo de la Juventud de España (CJE). Si restamos del total los que están trabajando (el 72,2%), los que están formándose, los que están trabajando en alguna actividad no remunerada (activismo social, por ejemplo) o los que no trabajan porque no pueden, entonces nos queda que la famosa generación Ni-Ni representa tan sólo un 5,6% de la juventud hasta los 34 años.

    Por otro lado es interesante observar otra estadística extraída del estudio: si sumamos los jóvenes que son empresarios (2,24% del total), los autónomos (6,17%) y los miembros de alguna cooperativa (0,11%) vemos que un 8,52% de los jóvenes son en cierta manera emprendedores y saben buscarse la vida para salir adelante. Esto es un dato interesante pero en mi opinión todavía representa un porcentaje insuficiente ya que, por ejemplo, una fracción mayor aún -el 11,83%- son funcionarios. Y si no hay más es porque no salen más plazas, eso seguro. Pregunta en una Universidad o instituto cuántos de los alumnos quieren emprender y cuántos quieren ser funcionarios. El resultado te deprimirá.

     Necesitamos más emprendedores que funcionarios para poder salir del agujero en el que estamos cayendo. como ya he dicho en este blog en varias ocasiones, creo que se debería fomentar más la cultura emprendedora y el que la sociedad sea más tolerante al fracaso de estas personas.

    La generación L'Oreal

    Sin embargo, el conjunto de personas sobre el que quería llamar la atención hoy es el que yo llamo "Generación L'Oreal". Esta denominación se me ocurrió hace ya varios años a partir de comportamientos -para mí extraños- que veía en entrevistas de empleo y hablando con personas a raíz de mi trabajo.

    Y es que al igual que el eslogan de la famosa marca de cosméticos, el individuo de este segmento piensa que todo lo que le interesa lo debe obtener simplemente por una razón: "porque yo lo valgo".

    ¿Te parece un comportamiento exagerado? A mí no. Y de hecho la televisión y los medios de masas transmiten esta idea constantemente a través de anuncios como los de L'Oreal que cito y los de muchas otras marcas, además de programas para descerebrados en los que se gana dinero, princesas del pueblo, etc.... Aún he visto esta semana al menos dos o tres anuncios que expresan claramente esta idea con frases como "tú te lo mereces" o "no tienes que conformarte". Y eso que yo veo poco la tele comercial.

    Los miembros de este segmento pertenecen en su mayoría a la denominada Generación-X que antes he definido.  Sus padres se habían criado en los estertores del franquismo, y por lo tanto tenían muy imbuida la idea de que prohibir era malo y de que a sus hijos no debía faltarles de nada.  Los padres de los de mi generación, por el contrario, aún pensaban que prohibir no era del todo malo y que, aunque también querían que no nos faltase de nada, al menos había que esforzarse para conseguirlo y así valorar lo que conseguías. Y aunque muchas de estas cosas no las entendíamos cuando éramos niños, el tiempo les ha dado la razón en muchas cosas (en otras no).

    Si a la actitud de sus padres le sumamos que se criaron en la época de mayor crecimiento económico de la historia de España, con la extensión del liberalismo económico en todo el mundo y bajo la influencia de unos medios de comunicación masivos manipuladores, es lógico que piensen así. Son verdaderos niños criados dentro de una burbuja.

    NiniosBurbuja Foto por mjecker

    Su código de tomar decisiones son sus propios intereses de manera que todo se ve como "me produce beneficio" o "no me produce beneficio". Todo lo bueno que les pasa lo atribuyen a si mismos y todo lo malo es consecuencia siempre de algo externo (ya de pequeños decían "me han suspendido en matemáticas" pero "he aprobado literatura").

    Este modo particular de ver la realidad (realidad aumentada sobre sí mismos, diría yo) hace que casi siempre se fijen sólo en sus propias virtudes y habilidades, disimulando de manera muy hábil los propios defectos: en la mayor parte de los casos achacando los fallos a otras personas, o simplemente restándoles carga moral, como si hacer determinadas cosas mal no revistiera importancia alguna.

    Este tipo de gente suele tener estudios medios o superiores, aspiran a entrar en las empresas ganando un dineral y trabajando pocas horas (lo primero que suelen preguntar es cuánto les pagas y cuándo hay vacaciones). Piensan que por el mero hecho de haber estudiado una carrera (en este país, jajaja), ya son unos expertos y no van a aprender demasiado trabajando en una empresa...

    Por suerte para ellos les tocó vivir una época hace unos años donde otra burbuja (la económica) les permitía vivir ese sueño, ya que podían permitirse el lujo de exigir y se les daba. Por suerte o por desgracia, lo que ha ocurrido hace unos años ha dado al traste con muchas de estas ínfulas (aunque no en todos los sectores) y ahora tenemos mucha gente joven quemada y desmotivada porque tenían unas expectativas tan altas de sí mismos que, al no ser realistas, les producen un desasosiego vital que no pueden tolerar. Esperemos que se les pase o papá y mamá les paguen un buen psicólogo, porque como ya he dicho aquí los buenos tiempos de la vida en la burbuja no volverán.

    Estoy seguro de que hay mucha otra gente de esta generación que no es así. Es más tengo la suerte de conocer y tratar a algunas de ellas, a algunas incluso con mucha cercanía.

    Pero con los demás... ¿crees que soy demasiado descarnado en esta descripción? ¿Injusto tal vez?

    Las nuevas teorías de recursos humanos nos hablan de cómo motivarlos. Nos dicen básicamente: "poned todo a su gusto y para que estén bien, dadles cancha y veréis cómo responden..." Como dicen los ingleses: bullshit.

    Eso sí, lo que es indudable es que hay que acostumbrarse a convivir con ellos, pero ellos deben acostumbrarse a que no todo en la vida es "por que yo lo valgo". Así encontraremos el punto de equilibrio.

    Y por cierto, sobre los de mi generación también hay mucho que decir... y no todo bueno ;-). Pero eso será cosa de otro post.

    Así que como tenemos que convivir: ¡Viva la generación L'Oreal!

Jose M. Alarcon José Manuel Alarcón
Ingeniero industrial y empresario. Fundador de Krasis.com, especialistas en e-learning. Autor de varios libros y cientos de artículos. Gallego de Vigo, amante de la ciencia, la tecnología, la sociología, la música y la lectura.
Descarga GRATIS mi último libro: "Tres Monos, Diez Minutos".
Más sobre mi...

Comentarios (9) -

Hola José.

Antes que nada quería decirte que has escrito un articulo muy interesante.

Yo pertenezco a la generación X y aunque hay un poco de todo pero el principal problema es el contenido que enseñan las universidades españolas y lo que espera la empresa de esos estudiantes una vez que se incorporan al mercado laboral.

Tu José que conoces mi situación y sabes como soy, me quedé un poco extrañado de las dos entrevistas de trabajo que hice al terminar los examenes de febrero.

La empresa "A" orientada al desarrollo tecnológico del automovil con más de 200 empleados ofertaba un contrato en practicas a un estudiante que no hubiera terminado sus estudios (mi caso) y le pagaba 600€ y algúna compensación más.

Aquí todo correcto, siendo mi primer empleo y sabiendo que los conocimientos que me dió mi universidad son solo una breve introducción a lo que puede necesitar una empresa, me parecía una cifra correcta para ser mi primer salario. El problema fué el siguiente:

Necesitaban a un ingeniero que supiera y tuviera experiencia en Java, Linux, Ensamblador, Nivel alto de Ingles (Categoría C1 o nivel advance en First) y además valoraban que tuviera conocimientos en electrónica.

Salí de la entrevista con la moral bastante baja ya que con mis conocimientos era imposible aspirar a eso, cuando vas a una entrevista de ese estilo piensas que van a buscar a alguién motivado con ganas de aprender y que sea capaz de desenvolverse en un equipo de desarrollo.

La segunda empresa "B", esta orientada al desarrollo de software y la entrevista fue todo lo contrario a la primera, estaban más interesados en saber lo que había aprendido en la universidad, sino en lo que había hecho hasta ahora, mi relación con mis compañeros y los idiomas que hablo. (Seguro que me olvido de algo)

Ambas empresas me devolvieron la llamada y obviamente me quedé con la segunda ya que aparte de la entrevista fue mucho más amena, me ofrecieron unas condiciones bastante mejores que la primera.

Resumiendo: Puede que mi generación no tenga los pies en la tierra, pero hay empresas con el mismo problema, pienso que las empresas gallegas deberían tener una relación más estrecha con la universidad, debido a que es ella la que les va a proporcionar los profesionales que van a necesitar en el futuro y preocupandose un poco conseguirían empleados mucho mejor cualificados y preparados para desempeñar sus tareas.

Por ejemplo: En la carrera técnica solo he tenido una asignatura en C# en la cual solamente aprendimos a buscarnos la vida y a machacar código, no me parece una buena manera para aprender un lenguaje tan usado como es C#. Yo no tuve problemas en esa asignatura gracias a Krasis, pero sin ayuda, ni el apoyo del profesor se hacía complicado para los alumnos que no tuvieron tanta suerte.

Espero con ansias el articulo sobre la generación anterior a la X.

Cuidate José!

Responder

Spain José Manuel Alarcón

Gracias Eduardo.

Está claro que hay para dar y tomar con casi cualquiera que te centres, no sólo con la "generación X" o cualquier otra. Y por supuesto me incluyo en la "caña", ya que ni yo ni los de mi generación somos perfectos ni mucho menos. En cuanto a las empresas, también pasa y mucho.

Tengo intención de escribir más sobre otros tipos de persona y de empresa, pero en este caso me he centrado en este subconjunto de la generación X porque ya hacía tiempo que tenía ganás y es lo que más veo. De todos modos ni soy sociólogo, ni psicólogo, así que mi opinión se basa poco más que en la experiencia, por lo que al final en mi blog pocas cosas de este estilo escribiré, pero... Cada cosa a su tiempo :-)

Saludos y suerte con tu nuevo trabajo!

Responder

Un análisis muy interesante y acertado, sin ninguna duda,  Pondré un punto sobre alguna "i", todos estos jóvenes no surgen "por generación espontánea", son hijos de alguien y ahí está la aunténtica responsabilidad, la de las familias y como han surgido los llamados "niño llave", por qué han surgido y que ha pasado con ellos...
Voy a proponer un tema a desarrollar: mujer, cercana a los 50 años, en algún momento de su vida alguien (en teoría su propia madre) le contó una "milonga": tienes que ser independiente, no dependas nunca de un hombre, etc. etc.
Así, estudió y entró en el mercado laboral a comerse el mundo y el mundo se la comió a ella, porque en algún otro momento de su vida la llamada de la naturaleza la llevó por el camino de la maternidad y tuvo que tomar ciertas decisiones, ninguna fácil.
¿Qué cree Vd. que habrá decidido y cuales serán sus consecuencias personales y familiares?

Responder

Spain José Manuel Alarcón

María, tienes mucha razón y de hecho lo apunto en el post: los padres y el entorno son los que más influyen en la educación de los hijos.
Precisamente ayer me hicieron llegar un vídeo muy bueno sobre este tema que me gustaría compartir aquí:

http://www.youtube.com/watch?v=2l4hGvSIZSA

Saludos!

Responder

Buenos días José.

Buen post. Estoy de acuerdo en muchas de las cosas que dices, pero aporto algunos comentarios:

Nací en 1986, crecí jugando a las chapas, y efectivamente en mi adolescencia jugué a la PlayStation.
Tuve la oportunidad con 16 años de vivir como profesional de un determinado deporte que mencionas en tu post, pero por mi expediente académico y la influencia de mis padres preferí dedicarme "a los estudios".
Vine a estudiar a Madrid por una beca de aprovechamiento académico excelente en 2004 ( = titulación gratis en cualquier universidad pública de la comunidad de Madrid).
Estudié una carrera (Ingeniería Informática) pensando que al menos podría conseguir una buena situación laboral.
Hace 2 años, cuando terminé Ingeniería Técnica me ofrecían salarios 10.000€ mayores a lo que cobro hoy día siendo Ingeniero, y trabajos más "motivadores", no "mantenimientos correctivo/evolutivo" que los grandes ingenieros de tu generación habéis creado, ya que la mayoría de las ofertas de trabajo están relacionadas con esto.
Acaso no es para estar "frustado y desmotivado" !!!
Desde luego que me gustaría emprender, pero se necesita ideas y  medios para emprender!!
Efectivamente, me acabo de topar con la realidad, pero acaso hay que resignarse ante ella!!!
Lo que está claro es que si algo va a cambiar depende de nosotros, vuestra generación ya tuvo su oportunidad ;-)


Responder

Spain José Manuel Alarcón

Hola hispilis:

Gracias por comentar.

Me sorprende que digas que los de mi generación lo hemos tenido fácil o que tuvimos más oportunidades que vosotros.
Yo soy de la generación del "baby boom", es decir, nací en la franja de años durante la que nació la generación más populosa de esta país. Eso significaba colegios hiper-masificados primero, miles como tú en las Universidades y luego a la hora de buscar trabajo competencia brutal por parte de miles como tú. Y menos mal que estudié ingeniería mecánica. Si hubiera estudiado derecho, por ejemplo, aún conozco a alguno que estaría haciendo de pasante en algún bufete de mala muerte porque otra cosa no, pero abogados en mi generación los había a patadas. pero también ingenieros, médicos, etc...

Cuando por fin llegamos a una edad en la que, en otras generaciones, ya podías estar pensando en ser más o menos "jefe" y tener una vida laboral más tranquila (cosa difícil por lo que te comento anteriormente), ¡zas! la madre de todas las crisis desde 1929.

Así que de fácil nada. Todo lo contrario.

Yo también empecé trabajando por cuenta ajena, pero como no encontraba lo que yo quería o no me sentía cómodo le eché valor (e inconsciencia) y me decidí a emprender.

ya escribiré sobre esto algún día porque es un tema candente ahora mismo, pero estoy convenido de que actualmente el futuro laboral de los que todavía estamos en activo pasa en muchos casos por una vuelta al mundo de los artesanos, a trabajar de manera individual. Los artesanos de antes trabajaban con sus manos y nosotros lo haremos con la cabeza, pero en esencia la cosa va a ser muy parecida. Sino al tiempo...

Un saludo!

Responder

Buenas de nuevo José Manuel.

No quería dar a entender que vosotros lo hubierais tenido más fácil que nosotros, simplemente se han dado situaciones diferentes. Vosotros tuvisteis vuestras dificultades, queda patente, pero hoy día nosotros tenemos otras.
Efectivamente, nuestra generación goza de más medios para obtener una titulación (a mi de momento nadie me ha regalado nada) pero la tasa de paro para recién licenciados está ahí, por lo que tampoco se puede decir que nosotros tengamos un camino de rosas hacia el mundo laboral. Y yo no me puedo quejar porque al menos tengo empleo, pero si comparas las condiciones laborales actuales con las de otros de mis compañeros que han decidido emigrar para trabajar de ingenieros ( o de pinches, camareros,...) te das cuenta de que son pésimas.

En relación a la última parte de tu post, estoy completamente de acuerdo. En una red social comentaba que la gente que, como yo, ha salido de los pueblos va a tener que volver a casa a cultivar el campo de nuevo (sentido figurado), volver a la artesanía. Te animo a que abras otro debate sobre este tema ;-)

Responder

Spain José Manuel Alarcón

Gracias, espero animarme pronto porque es un tema que me interesa y que además tengo la suerte de discurtir bastante con un buen amigo :-)

Respecto a lo de las oportunidades laborales, es cierto, pero nosotros no lo tuvimos más fácil tampoco. De hecho te lo resumo con un chiste que se contaba en mi época post-estudiante:

-----
    ¿Qué le dice un licenciado en derecho que NO trabaja a uno que SI trabaja?
    ....
    ....
    Un Whopper y unas patatas grandes...
-----

;-)

Responder

Pingbacks and trackbacks (2)+

Agregar comentario