José Manuel Alarcón

geek, author, speaker, entrepreneur, web guy

MENÚ - Blog de José Manuel Alarcón

Falta de ética y trivialización de la Justicia

JusticiaLa semana pasada recibí una carta del Juzgado instándome a presentarme dentro de unos días con una documentación debido a una denuncia. El cargo que aparecía en la misma indicaba: "Lesiones temerarias".

Primero pensé que sería un error, pero tras consultarlo vi que en efecto: la denuncia era contra mi. Soy el tipo menos violento de la faz de la tierra, así que puedes imaginarte la sorpresa que me llevé al verla. Además la persona que me denunciaba (una mujer) no me sonaba de nada. WTF?

La cosa fue la siguiente: en Junio del año pasado un día de mucha lluvia mi coche resbaló ligeramente en una de las pronunciadas (y famosas) cuestas de mi ciudad. Era una pendiente resbaladiza y el coche se desplazó unos centímetros dándole un pequeño toque -apenas inapreciable- a la defensa del taxi que tenía delante. Nos retiramos a un lado y comprobamos los desperfectos, que como era de esperar fueron mínimos: un nimio rascazo en la defensa del taxi (apenas se veía) y un trocito de plástico roto en la parrilla de mi Smart (que es de mírame y no me toques). La taxista incluso me dijo que como no era absolutamente nada, mejor seguir nuestro camino. Pero como uno es idiota cumplidor, le dije que no se preocupara, que tengo un seguro a todo riesgo y que mejor dejar constancia del asunto con un parte amistoso (viéndolo en retrospectiva fue lo mejor que pude hacer). Rellené el parte y ambos lo firmamos indicando que todo estaba bien y sólo había un par de rascazos sin importancia.

Esto era lo que yo sabía hasta ahora, cuando siete meses más tarde recibo la denuncia :-S

Puesto en contacto con mi abogada, ésta me comenta que estamos ante un caso de manual, muy habitual y el pan nuestro de cada día de los seguros. Lo que probablemente haya pasado es que la mujer llegó a su casa o se tomó algo con unos amigos, y algún espabilado le dijo: "Pero mujer, aunque no haya sido nada tú denuncia igual y di que estás malísima, que le sacas una pasta al seguro. Si total están forrados y son unos estafadores".

Resultado: se va al hospital ese mismo día, dice que le duele todo muchísimo ante el tremendo golpe a 1 Km/hora que le di, y le reclama una pasta al seguro. Para cerciorarse de sacar el máximo partido la denuncia, que ésta sea por temeridad, no vaya a ser que queden unos euros sin rascar por ahí.

Yo, mientras tanto, fastidiado con el asunto, teniendo que tomarme todo tipo de molestias y con un juicio en el horizonte que, aunque seguramente se quedará en nada, podría costarme una buena multa y el tener antecedentes (en el peor de los casos).

¿Cómo no va a ir la justicia lenta?

Este tipo de incidente demuestra dos cosas: que mucha gente no tiene ni ápice de ética y que además no piensan en absoluto en las consecuencias de mayor calado que pueden tener acciones como las suyas cuando se generalizan.

Lo de la ética es evidente. Quizá lo otro no lo sea tanto. Mi abogada me dice que un altísimo porcentaje de las denuncias relativas a incidentes de tráfico son de esta índole: es decir, manifiestamente falsas pero muy difíciles de demostrar como tales.

Yo no soy jurista y desconozco el mundo de los seguros, pero en mi opinión esto implica al menos dos cosas muy importantes desde el punto de vista social:

  1. Un porcentaje alto de los procedimientos que atestan los juzgados son trivialidades y denuncias dirigidas a obtener dinero de las aseguradoras. Ello contribuye a paralizar aún más los ya de por si empantanados juzgados que podrían estar dirimiendo asuntos mucho más importantes como malos tratos, agresiones, robos, etc, etc... Pero no, se ven estancados por la gestión adicional que implican todos estos casos. Por no mencionar el gasto del erario público que llevan aparejado.
  2. Las aseguradoras deben pagar importantes cantidades de manera injusta a mucha gente y, aunque no sea así, incurren en elevados gastos de abogados y procuradores que disminuyen sus beneficios. Esto lleva a recortes en las prestaciones de las pólizas de asegurados que sí que lo necesitan de verdad (accidentados graves que necesitan asistencia, rehabilitación o ambas cosas), y el encarecimiento de los seguros de tráfico en general.

Ya contaré por aquí qué pasa con este asunto, que supongo que se quedará en nada. Pero este tipo de conductas cicateras y mezquinas -de perjudicar a cualquiera por dos duros- son las que llevan a uno ser más antisocial con la edad (o mejor dicho, con la experiencia), y a confiar cada vez menos en la gente.

Sólo me gustaría montar en un taxi un día de estos y que me recogiera esta persona, a ver si se le cae la cara de vergüenza al verme. Aunque seguro que no :-(

ACTUALIZACIÓN 24/4/2012: Hoy, casi dos años después del "incidente" he tenido el juicio civil, ya que en el penal anterior ni siquiera quisieron entrar porque al parecer sabían que no tenían nada que hacer. El resultado es de coña: 4 abogados (dos por cada parte), 1 juez, 2 personas del juzgado, 1 perito, el demandado (yo), 1 demandante (ella), con media mañana perdida para una farsa. El abogado contrario era un tipo muy agresivo (imagino que va relacionado con defender este tipo de esperpentos) hasta tal punto que la juez le llamó la atención, ella una cuentista (diciendo que no con la cabeza cuando yo declaraba como si no diera crédito, algo que según mi abogado es muy habitual para echarle cuento y dar más credibilidad). Todavía no sé el resultado, pero sea cual sea la que habrá perdido es la Justicia, que no es de extrañar que sea lenta y deficitaria. En fin...

Jose M. Alarcon José Manuel Alarcón
Ingeniero industrial y empresario. Fundador de Krasis.com, especialistas en e-learning. Autor de varios libros y cientos de artículos. Gallego de Vigo, amante de la ciencia, la tecnología, la sociología, la música y la lectura.
Descarga GRATIS mi último libro: "Tres Monos, Diez Minutos".
Más sobre mi...

Comentarios (10) -

Esta mañana quería comentar y no dejaba. Decía que es una pena de que es capaz el ser humano.
Esperemos que todo tenga un final feliz, para ti.

Responder

Me pasó exactamente lo mismo.

Lo llevan por la vía penal para cobrar más rápido, porque por la vía civil se alarga el asunto. No les importa nada que llevarlo por esa via suponga ir contra tí como persona en lugar de contra tu seguro.

El desenlace es siempre el mismo: tu seguro le paga lo que pida para no tener que ir a juicio y se acabó la historia. En mi caso me jodieron mi cumpleaños, porque me citaron para el juicio ese mismo día y no llegaron a un acuerdo hasta la misma mañana en que se iba a celebrar.

Ánimo y ten por seguro que no te vas a ver dentro de la sala, porque esa gente sólo quiere la pasta y si el juicio se celebran tiene posibilidades de con pillar cacho, así que prefieren no arriesgarse.

Responder

Es tremendo, pero lamentablemente no me sorprende. Cuando uno está en familia, con los amigos, en la oficina...a nadie le duele prenda en hablar de la falta de ética, pero realmente es el pan nuestro de cada día. Así que siempre hay un traidor a la vuelta de la esquina. En la empresa es moneda de cambio corriente, falta de ética y de principios, pero en la vida privada duele más (quizás porque uno vive más confiado). ¡Suerte!

Responder

Spain Omar del Valle

Yo copio y pego lo mismo q en Face, pq esto no tiene otra explicación....

Como diría Angel Gonzalez... :(

"A toda bestia que pretenda
perfeccionarse como tal
—ya sea
...con fines belicistas o pacíficos,
con miras financieras o teológicas,
o por amor al arte simplemente—
no cesaré de darle este consejo:
que observe al homo sapiens, y que aprenda..."

Muchas suerte con todo... :((

Responder

Cuando lo he leído no he podido resistirme a contar lo que me pasó a mí hace unos 4 años y que me toca mucho la fibra.

¿Hablamos de falta de ética?...que ética va a tener el ciudadano de a pie cuando ni los funcionarios de la ley y el orden la tienen.

Resumiendo mucho, en una rotonda (5 carriles con marcas longitudinales), un policía local de paisano, con su moto personal, embiste contra mi coche. Él venía de los carriles más interiores y quiso salirse cuando yo seguía girando en mí carril.

Físicamente no le pasó apenas nada, pero lo primero que hizo fue identificarse como policía supongo que para amedrentarme (menos mal que soy de Bilbao, vamos muy "echao pa lante"). Seguido llamó a atestados para que tomaran fotos y declaraciones.

Y hay quedó la cosa, pero unos meses después recibo una llamada del abogado de mi seguro contándome que me han denunciado por no se cuantos días de baja laboral (encima el tío en su casa y nosotros pagándole el 100% de su sueldo) y daños materiales por no se cuanto también.

Lo gracioso del caso, es que aprovechando sus contactos en la policía, habían presentado un informe realizado con las mismas herramientas que utilizan los cuerpos de seguridad para la reconstrucción de accidentes. Si, eso que vemos en los informativos que sale el coche en 3D derrapando y todo eso.

Y más aun, la empresa que realizó la reconstrucción del accidente era de un cuñado o familiar de segundas del señor (por decir algo) policía. Evidentemente, todo esto lo investigó mi aseguradora y no quisieron pactar nada. Así que juicio al canto. De hecho tuve una entrevista previa para preparar el juicio con la abogada, tal y como se ve en las películas.

Y aquí se repite todo lo que habéis apuntado antes. Perdida de tiempo, molestias, intranquilidad personal, recursos del estado, etc, etc, etc.

Vamos que ética, ética, no tienen ni los que están todos los días sufriendo esto en sus carnes por las características inherentes de su trabajo diario. Mira que he oído mil veces decir a amigos policías locales y guardias civiles la cantidad de juicios que tienen que ir por culpa de esta gentuza.

¡Pues toma, ellos también lo hacen!...solo falta ver a un juez haciendo lo mismo...eso sería de ciencia ficción...¿verdad?...pues tiempo al tiempo que siempre podemos superarnos.

Por cierto, el juicio lo ganamos, así que tranquilo José Manuel, que si hay justicia...   ;-)

Responder

La verdad que es de no creer. Aunque a decir verdad, también en mi país es algo común. Espero que no te hagan muchos incovenientes al respecto.

Y el supuesto parte amistoso firmado por ambos no decía que estaba todo perfecto?  Habia que haber especificado que fue un toque a menos de 5Km/h! Y menos mal que paraste y firmaron un papel, sino resulta que pudo haber resultado peor si consideraba que te fugaste luego del 'choque'!


Saludos
Jose

Responder

A mi me quisieron denunciar tambien por un estupido accidente de coche, afiortunadamente al abogado de la otra parte se le callo la cara de verguenza pues sabia que no podia sacar adelante el tema delante. Me denunciaron por los daños que habia hecho mi coche...¡Estando correctamente aparcado!
Vamos el otr conductos se despista, se sale del carril,le da a mi coche y aun quiere denunciarme...hay cada uno suelto.

Comentan que en USA, si tienen unos ingresos altos tienes enormes posibilidades que alguien te ponga un pleito por chorradas enormes.A veces creo que la justicia deberia tomar papeles contra los "jetas" que intentan aprovecharse de un sistema legal que hace aguas

Responder

Espero que al final se haga justicia y te libren de la que te han lanzado encima. Es triste ver como la falta de ética está tan extendida a nuestro alrededor, y peor aun, en general más por ignorancia que por malicia... lo que por un lado es bueno: podemos arreglarlo, y por otro malo: para llegar hasta este punto algo mal se tiene que haber hecho a la hora de conseguir que la gente comprenda el mundo que le rodea.

Un saludo.

Responder

Spain Salomé Cancela

Sin ánimo de molestar, y sin entrar a cuestionar su caso concreto, sí me gustaría hacer algunas reflexiones:

a.- en un accidente como el que relata, cuanto menores son los daños del vehículo mayores suelen ser las lesiones del conductor (es una ley física que, por ser de letras, no sé explicar pero que he podido comprobar en persona).
b.- el dolor causado por el latigazo (movimiento brusco que hace la cabeza del conductor cuando se desplaza de adelante hacia atrás) puede no notarse "en caliente", sino que suele manifestarse algunas horas después.
c.- el tiempo de curación de las lesiones depende de cada persona, pero pueden ser dos o tres meses, y normalmente precisa de tratamiento rehabilitador.
d.- las compañías aseguradoras, obligadas al pago de la responsabilidad civil que pueda derivarse de los accidentes causados por sus asegurados, retrasan ese pago el mayor tiempo posible, obligando al lesionado a demandar si este considera que debe ser indemnizado.
e.- y eso, aún cuando el asegurado haya reconocido su responsabilidad en el accidente, causándole así unos trastornos (y en ocasiones gastos) por los que no debiera pasar.

Con ello quiero decir que, sin entrar a cuestionar lo ocurrido en este caso concreto, una de las causas de esta saturación y lentitud de la justicia se puede deber a que las compañías aseguradoras, en lugar de negociar con el contrario en casos que parecen tan evidentes como el suyo, optan por hacer que este tenga que acudir a la vía judicial para ver satisfechas sus pretensiones cuando es una cuestión que podría solucionarse extrajudicialmente.

Responder

Spain José Manuel Alarcón

Hola Salomé,

Gracias por comentar.

En este caso concreto te aseguro que la cosa está muy clara, como demostró el perito en el juicio también físicamente.
Además, encontrarte un día una denuncia por "lesiones temerarias" no creo que esté justificado por algo así tampoco.
Finalmente, en este caso, el abogado contrario era tan descaradamente agresivo y mentiroso que hasta el juez le llamó la atención.
En fin, a ver en qué queda todo esto... :-S

Responder

Pingbacks and trackbacks (1)+

Agregar comentario