José Manuel Alarcón

geek, author, speaker, entrepreneur, web guy

MENÚ - Blog de José Manuel Alarcón

Asesinatos políticos apostando unos bitcoins

Imagina un sitio on-line en el que cualquier ciudadano puede apostar dinero, de manera totalmente anónima e in-trazable, sobre la fecha de la muerte de un político o un personaje público odiado. Debe ser alguien corrupto, un dictador, un político que provoca pobreza o guerras, etc... Mucha gente hace sus apuestas, y cuando el personaje en cuestión muera, el/los que haya(n) acertado la fecha exacta, se lleva(n) el dinero acumulado de todas las apuestas.

A simple vista puede parecer un simple juego macabro, casi un programa de telebasura, pero esta herramienta teórica va mucho más allá. El giro de tuerca de este esquema es que cuando haya una cantidad de dinero importante acumulada de las apuestas, alguien lo suficientemente motivado asesinará al personaje. Dado que el asesino es el que podrá saber de antemano la fecha de la muerte pues va a ser el que la provoque, se llevará con toda seguridad el premio (aunque pueda compartirlo con otros acertantes). Él gana una importante suma de dinero, y todos los interesados se asegurarán de quitarse del medio al odiado personaje. Todos ganan, y la sociedad en su conjunto gana. Esa es la peligrosa idea que subyace en estos mercados. La idea se asemeja a un "Kickstarter" de los asesinatos políticos. Crowfunding llevado al extremo.

Para poder poner en marcha algo así se necesita una autoridad para gestionar las apuestas, acumularlas y asegurar el pago, y sobre todo un sistema completamente anónimo e imposible de trazar para poder recibirlas. Las cantidades ofrecidas, además , quedan comprometidas al hacerlo (es decir, el dinero se entrega realmente al efectuar la apuesta y se acumula) pero nadie puede saber quién ha apostado ni quién recibirá el pago.

¿Puede existir algo así?

SanjuroObama

Assasination Politics

La primera vez que leí sobre este marco teórico hace unos años me pareció un concepto absolutamente provocador y potente. Lo tuve en la cabeza durante días.

Se trata de un concepto anti-sistema ideado a mediados de los años '90 por miembros del movimiento Cypherpunk (no confundir con ciberpunk, relacionado con la ciencia ficción). Los cypherpunks son activistas (como Julian Assange, quizá el más conocido de ellos) que abogan por el uso de la criptografía avanzada como un medio de conseguir cambios políticos y sociales. Y realmente las técnicas criptográficas inventadas a finales de los años '70 unidas a la potencia de los ordenadores modernos han logrado cambiar para siempre la sociedad, como es evidente. Solo que algunos de estos activistas quisieron ir un paso más allá... Más que anti-sistema, los que abogan por este tipo de conceptos los califican como un intento de devolver el poder a la gente y de controlar a los que nos gobiernan por la vía más expeditiva.

JimBellJim Bell, un antiguo ingeniero de Intel y cypher-activista, escribió en abril de 1995 la primera parte de un influyente ensayo titulado "Assasination Politics" (enlace al original en Web Archive, pues fue retirado, aunque hay muchas copias en Internet). En éste, basándose en los últimos avances teóricos en matemáticas para criptografía y en hipotéticas monedas virtuales, planteaba teóricamente por primera vez un mercado del asesinato como el que he descrito antes. En su última parte, la décima, publicada en 1997, titulada "Non-Euclidean Thinking" describe gracias la ayuda de un lector una manera más práctica de montar algo similar. A raíz de su ensayo, Bell empezó a tener múltiples problemas con la justicia y lo tuvieron encerrado durante más de 13 años (de 1997 a 2010) por diversos cargos (evasión de impuestos, acoso a un agente federal... por supuesto ninguno relacionado con lo anterior, aunque él siempre ha denunciado el acoso que sufrió).

Y es que la idea, además de poderosa, reviste muchos peligros y tiene muchas implicaciones éticas, morales y políticas.

Sin embargo en aquella época las herramientas necesarias para llevar a la práctica algo así eran una mera elucubración teórica. Hay que tener en cuenta que lo más importante de todo esto es lograr una absoluta confidencialidad y anonimato de los participantes,  lo cual en la práctica es muy complicado de conseguir.

Sin embargo en los últimos años se han dado avances que permiten hacer realidad un mercado del asesinato como el descrito. Y de hecho se ha creado y funciona al menos uno de ellos.

Un mercado real del asesinato

Los avances a los que me refiero son la adopción amplia (que no masiva) de dos tecnologías clave: la moneda virtual Bitcoin y la red de navegación anónima Tor.

Bitcoin es una moneda virtual utilizada por miles de personas en todo el mundo, que no está sustentada por ningún gobierno o banco central pero con la que ya puedes comprar desde libros hasta droga, y que incluso tiene cajeros automáticos en algunas ciudades para convertirla en moneda convencional. Algún día escribiré con más profundidad sobre ella, pues es muy interesante.

Tor (The Onion Redirector) es una red oculta de navegación que a través de comunicaciones encriptadas entre nodos redirectores que actúan como proxies anónimos, permite navegar de manera segura y anónima en Internet. Además permite alojar servicios ocultos, solo accesibles desde Tor, que actualmente ofrecen absolutamente de todo: desde herramientas para activistas en países bajo dictaduras, hasta mercados de la droga. Paradójicamente nació como un proyecto de la NSA a principios de siglo, pero ahora es Open Source y se mantiene mediante donaciones. También me gustaría escribir sobre Tor a fondo algún día, pues (nuevamente) es muy interesante.

Dentro de Tor existe el Assassination Market, del cual muestro una fotografía real, tomada hoy mismo, al principio del artículo (sí, Obama está en una de las apuestas). Evidentemente no voy a publicar su dirección ni se la voy a facilitar a nadie (así que no me la pidas), pero a mi me llevó poco más de media hora encontrarlo, así que no es tan difícil.

El creador de este mercado se hace llamar Kuwabatake Sanjuro, como el samurai de la película "Yojimbo" de Akira Kurosawa. Obviamente nadie sabe quién es en realidad, como pasa con el Pirata Roberts de Silk Road Market o con Satoshi Nakamoto creador de Bitcoin. El mercado está creado siguiendo a rajatabla las ideas de Jim Bell y utiliza direcciones públicas de Bitcoin para recibir las donaciones. Se lanzó el año pasado tras las revelaciones de Edward Snowden sobre el espionaje de la NSA y de hecho en su escueta lista se encuentra el director de esta agencia, Keith Alexander. Curiosamente el que más dinero acumula es Ben Bernanke, el director de la Reserva Federal de EEUU y enemigo declarado de la mayoría de los que soportan el sistema anti-bancario que es Bitcoin en el fondo. He aquí la corta lista de apuestas que hay a día de hoy, entre las que se encuentran cuatro americanos y tres europeos :

SanjuroLista

Existen otros mercados por el estilo en la "Red oscura", aunque no parecen estar en activo ya. De hecho el Assassination Market tampoco paree que tenga demasiada actividad.

De momento todo esto forma parte de un sub-mundo muy poco habitado, pero la idea está ahí y la evolución natural de este tipo de tecnologías es hacia una adopción masiva. ¿Qué pasará cuando algo así esté al alcance de cualquiera?

Como decía el propio Jim Bell en la segunda parte del ensayo:

"If only 0.1% of the population, or one person in a thousand, was willing to pay $1 to see some government slimeball dead, that would be, in effect, a $250,000 bounty on his head. Further, imagine that anyone considering collecting that bounty could do so with the mathematical certainty that he could not be identified, and could collect the reward without meeting, or even talking to, anybody who could later identify him. Perfect anonymity, perfect secrecy, and perfect security. And that, combined with the ease and security with which these contributions could be collected, would make being an abusive government employee an extremely risky proposition. Chances are good that nobody above the level of county commissioner would even risk staying in office."

 

Se estaba refiriendo a la población de EEUU, pero los efectos mundiales de una adopción masiva serían inimaginables.

Cuando conocí el concepto no pude sustraerme al doble efecto antagónico de atracción y repulsión que me produce la idea, pero nunca le di demasiada importancia porque formaba parte del plano teórico. Ahora que empieza a ser real, es algo que merece la pena considerar y analizar. En cualquier caso me ha parecido una de las cuestiones más curiosas de esa Red oscura, desconocida para el gran público, y creo que merece la pena compartirla, para al menos comenzar el debate.

Y es que hay otros mundos, pero están en este...

Jose M. Alarcon José Manuel Alarcón
Ingeniero industrial y empresario. Fundador de Krasis.com, especialistas en e-learning. Autor de varios libros y cientos de artículos. Gallego de Vigo, amante de la ciencia, la tecnología, la sociología, la música y la lectura.
Descarga GRATIS mi último libro: "Tres Monos, Diez Minutos".
Más sobre mi...

Comentarios (3) -

Spain Daniel Seijo

Imagino una app móvil conectada a la API de esto para aquellos que están amenazados. Notificación: hay 3 personas apostando hoy por tu muerte, una de ellas en las últimas 24 horas. Probabilidad de que intenten asesinarte hoy: 2,5%.

Responder

Spain José Manuel Alarcón

jejeje, qué macabro, pero las ramificaciones de esto en caso de adopción masiva son inquietantes...

Responder

Lo leí ayer y tuve tiempo hasta ahora de comentarlo con un par de personas. A todos les pareció bastante oscuro pero todos estarían dispuestos a apostar. En definitiva esto sería una especie de democracia a lo bruto.

Tecnológicamente no tiene nada especial pero en parte la tecnología (ocultar una subred para evitar que otros te vean) favorecen comportamientos "negros" como este.

PD: me extraña que en esa lista no ande ya algún político español xD

Responder

Agregar comentario