José Manuel Alarcón

geek, author, speaker, entrepreneur, web guy

MENÚ - Blog de José Manuel Alarcón

Normas e incompetencia: la necesidad de romper las reglas

#TrueStory Tengo un amigo que es calvo como una bola de billar. Vamos, que no tiene ni un solo pelo en la cabeza.  Esta semana fue por primera vez a nadar a una piscina que queda cerca de su nueva casa, donde se acaba de mudar. Cuando aún no llevaba siquiera un largo entero recorrido, se le acercó con premura un vigilante de la piscina para recriminarle que estuviese en el agua sin llevar puesto uno de esos incómodos gorros de látex, por otra parte obligatorios. Mi amigo le contestó que qué sentido tenía que se pusiese él ese gorro, si el único motivo de llevarlo es no soltar pelos que obstruyan las bombas o molesten a los demás*. El vigilante insistió con su cantinela: "Es obligatorio. Si no se lo pone, lo tendré que expulsar de las instalaciones". Ante la imposibilidad de razonar con él, se tuvo que hacer con uno prestado y ponérselo para poder continuar. Esta historia intrascendente me ha ha hecho pensar en la manera de actuar que tiene mucha gente, y el reflejo que tiene ese tipo de comportamiento en la sociedad, si es generalizado. [Más]

Asesinatos políticos apostando unos bitcoins

Imagina un sitio on-line en el que cualquier ciudadano puede apostar dinero, de manera totalmente anónima e in-trazable, sobre la fecha de la muerte de un político o un personaje público odiado. Debe ser alguien corrupto, un dictador, un político que provoca pobreza o guerras, etc... Mucha gente hace sus apuestas, y cuando el personaje en cuestión muera, el/los que haya(n) acertado la fecha exacta, se lleva(n) el dinero acumulado de todas las apuestas. A simple vista puede parecer un simple juego macabro, casi un programa de telebasura, pero esta herramienta teórica va mucho más allá. El giro de tuerca de este esquema es que cuando haya una cantidad de dinero importante acumulada de las apuestas, alguien lo suficientemente motivado asesinará al personaje. Dado que el asesino ... [Más]

La sociedad del sálvese quien pueda

Aunque soy gallego y tenemos fama de lo contrario, nunca he sido una persona desconfiada. Más bien lo opuesto: confiado en exceso. Soy de los que siempre ha pensado que todo el mundo es bueno mientras no se demuestre otra cosa. Esa actitud creo que es la más sana, porque ayuda a relacionarse, a colaborar, a tener ganas de llevar a cabo proyectos de todo tipo, a disfrutar de lo que hagas… Pero también conduce a grandes decepciones. Lo que ocurre es que a medida que vas adquiriendo experiencia en la vida descubres que hay muchas personas que no son como uno piensa que deberían ser. Y dado que las experiencias negativas pesan mucho más que las positivas, uno acaba por moverse al otro extremo: desconfiar, por defecto, de todo el mundo. Y lo cierto es que la mayor parte de nosotros acabamos por ser as... [Más]

Marketing con coacción... por una buena causa

Hace unos días estuve comprando regalos navideños en una conocida cadena americana de tiendas jugueteras. Tras pagar las compras pregunté a la cajera acerca de la posibilidad de que envolvieran los paquetes para regalo. Me alegré de saber que sí, pero me dijo que para ello tenía que bajar a la zona de aparcamiento del edificio, lo cual me resultó un tanto raro. Al llegar al parking me encontré con media docena de personas envolviendo regalos. Ninguno presentaba aspecto muy corporativo. Quiero decir que vestían totalmente de calle (cosa extraña en este tipo de establecimientos) y por su aspecto, edad y forma de hablar tampoco tenían pinta de trabajar allí. La mayoría eran gente de mediana edad (por encima de los 50 años, algo raro de ver en estas cadenas), vestían ropa modesta y hablaban entre ellos con un tono bastante alto y bastantes r... [Más]

Capacidad de auto-crítica

En mis últimas vacaciones me he leído un interesante libro del conocido psicólogo inglés Richard Wiseman titulado "Quirkology: How We Discover the Big Truths in Small Things". Wiseman está especializado en la psicología de lo poco ordinario, y se dedica a perseguir mitos, desenmascarar creencias absurdas, y a estudiar cuestiones tan peregrinas como qué características debería tener el mejor chiste del mundo, o qué hay de verdad en los libros de auto-ayuda. En mi opinión muchos de los experimentos que menciona (y lleva a cabo) dejan mucho que desear desde un punto de vista estrictamente científico, pero lo cierto es que sus libros suelen ser entretenidos y aprendes algunos detalles cuando menos curiosos. Un dato que viene en el libro y me llamó pode... [Más]