José Manuel Alarcón

geek, author, speaker, entrepreneur, web guy

MENÚ - Blog de José Manuel Alarcón

Un autor y editor ante las descargas ilegales y la ley Sinde

Aviso: este es un post largo, pero el tema lo merece. Aún así  me dejo muchas cosas en el tintero. Léelo cuando tengas al menos 15 minutos para dedicarle.

Antes de nada, sólo por encima, creo relevante para el post ponerte en antecedentes de mi experiencia en el mundo editorial.

pilaLibrosComencé a escribir artículos para revistas técnicas en el año 1996, cuando tenía 24 años. Más adelante, durante unos años, me dedicaba casi en exclusiva a esta actividad, de ahí que haya sido tan prolífico entonces, pues colaboraba con varias revistas del sector TIC todos los meses, para alguna de ellas con dos artículos.

Mi primer libro técnico, en la actualidad ya descatalogado, lo escribí un año después para la editorial Anaya Multimedia. Por entonces tenía más tiempo y menos soltura que ahora, por lo que le dediqué unas 15-16 horas al día (sin exagerar, literalmente me encerré) durante unas 6 semanas a terminar aquel libro. Luego vino la revisión de las galeradas, crear el índice alfabético con las páginas apropiadas y algún trabajo más adicional. El día que me llegaron los ejemplares de cortesía estaba realmente contento. Y es que el primer libro (y quizá el segundo) no lo escribes por dinero, sino por el placer de escribirlo y verlo publicado. Es el encanto del papel, de tener un ISBN, y de ir a una librería cualquiera y encontrártelo allí. Aún así, un poco de dinero por ese esfuerzo tampoco viene mal y desde luego es fundamental para decidirte a crear futuros libros.

En estos años he publicado unos cuantos más en varias editoriales y he sido co-autor o colaborador de algunos otros. En total 11 libros. También he escrito unos cuantos prólogos a petición de otros autores, y he revisado varios libros en castellano e inglés.

Desde 2007 en Krasis tenemos una editorial técnica, Krasis Press de la cual soy director y responsable de lo que se publica. Para KP yo mismo he escrito dos libros. Contamos entre nuestros autores con algunos de los más reputados expertos en tecnología Microsoft de habla hispana. Últimamente hemos empezado también a vender libros en inglés en EEUU, buscando escapar del micro-mercado de habla hispana, que es un poco descorazonador.

Es decir, se puede decir que tengo bastante experiencia en el sector, tanto como autor como editor, y en estos últimos 14 años mi vida ha estado ligada, con mayor o menor intensidad según la época, a este mundo del conocimiento escrito.

Actualmente colaboro esporádicamente con algún medio, pero me centro más en escribir para mis propios blogs o alguna publicación digital, puesto que tiene más interés para mi ahora que los medios en papel. En parte es por no tener la ilusión que me hacía ver mis textos publicados en papel, y porque el aliciente económico es muy pequeño.

Los motivos de la situación actual del libro técnico

Yo no puedo hablar de primera mano por otros nichos del sector editorial, pero sí puedo hablar con conocimiento de causa del nicho concreto de los libros técnicos. A medida que la década de los 2000 avanzaba he visto cómo las editoriales técnicas en castellano casi han desaparecido. Quitando Anaya Multimedia y RA-MA, apenas quedan editoriales que publiquen contenidos técnicos.

Existen muchos factores que se aúnan para esta situación. En mi opinión el motivo principal de la desaparición de editoriales técnicas es que son temáticas de nicho en las que es difícil vender cantidades grandes en corto tiempo.

Y lo de "corto tiempo" no es caprichoso, ni es por la avaricia de ganar mucho rápidamente, es porque los libros técnicos tienen un periodo de vida corto, puesto que enseguida salen nuevas tecnologías que los convierten en obsoletos. En la mayoría de los casos no supera los dos años, pero hay otros casos en los que en unos meses sale una nueva versión de la tecnología y hay que tirar con el stock de los anteriores.

Una particularidad de estos libros es que maquetarlos es más laborioso y, por tanto, más caro que hacerlo con una novela o un libro en el que predomine el texto.

Si tienes distribución en librerías debes hacer tiradas relativamente grandes para asegurarte de que están en las estanterías de muchas de ellas. La impresión Off-Set es cara para tiradas pequeñas. Si vendes directamente (como es nuestro caso), gracias a los avances de la tecnología de impresión bajo demanda (ODP), en los últimos años se ha hecho viable hacer tiradas cortas a precios razonables. Así el problema de la inversión inicial es menor, pero llegas a menos sitios.

En caso de estar en librerías, hay algo que mucha gente no sabe pero la distribución se lleva como mínimo el 55% del PVP. A veces más, sobre todo si eres una editorial pequeña. Las librerías, de ese 55% se quedan al menos el 30%, siendo un 40% o más en el caso de las grandes cadenas. Además pueden devolver los libros a la editorial por cualquier motivo (por ejemplo, que llegue la navidad y quieran meter otras cosas en su espacio de estantería), por lo que si te devuelven los libros "te los comes con patatas".

El 10% sobre los ingresos de la editorial es el estándar del sector en derechos de autor. Recuerdo que alguna vez me tienen dicho: "Venga, te compro un libro y me invitas a un café", a lo que yo respondía "No, mejor te regalo yo el libro y me invitas tú al café. Ganaré más". Para evitar esta situación humillante, nosotros a nuestros autores les pagamos el 20% del PVP (no de los ingresos netos, ojo), lo que supone varias veces más que lo habitual en el sector :-)

A nada que seas un poco listo y hagas cuatro números te das cuenta de que, restando todos los costes de pre-producción, impresión, distribución, personal implicado, promoción, etc... los libros técnicos no dan mucho dinero a ningún promotor del mismo, o sea, ni al autor ni al editor.

El editor, al arañar un poco de cada libro, al final puede ganar algo, pero al autor generalmente no le compensa económicamente. Y lo saben/sabemos. Lo primero que le digo a nuestros autores cuando nos planteamos la posibilidad de trabajar conjuntamente en un nuevo libro es: "No pienses en ganar mucho dinero con esto. Ni siquiera en que las ventas te cubran una fracción de las horas empleadas en escribirlo, a tu tarifa estándar". Es mejor saberlo de entrada.

Son los intermediarios los que se llevan la mayor parte de la tarta y es a quiénes realmente amenaza Internet. Y no, por intermediarios no me refiero a las editoriales que muchos parecen incluir en el "pack". Efectivamente una editorial representa un paso intermedio entre el productor y los consumidores, pero aporta un valor fundamental tanto a los autores como a los compradores. En el caso de los primeros, muchos libros técnicos serían realmente malos si no fuese por la existencia de un editor que orienta a los autores, revisa y adapta los contenidos, les da una forma agradable, diseño y por supuesto promoción. En el caso de los lectores la editorial puede ejercer para ellos una función de "conservador", de filtro de las obras y garante de que al menos tendrán una temática apropiada y una buena calidad. El que compra nuestros libros y nos conoce confía en que adquiere algo de calidad.

Todos estos son los motivos por los que en Krasis Press abandonamos la distribución a librerías a los 6 meses de arrancar, la impresión Off-set al año, y ahora hacemos venta directa y repartimos más con los autores de lo que es habitual en el sector.

Aun así, teniendo en cuenta el número de ejemplares que se pueden vender de un libro técnico, es un negocio difícil de mantener. Lo tenemos porque somos unos "frikis de tomo y lomo" y nos gusta hacer este tipo de libros, y además se complementa bien con nuestra línea de negocio de formación on-line.

Las descargas ilegales de libros

Seré breve en este punto: Cuando alguien se descarga un libro técnico sin pagarlo lo que debería pensar es que, sin lugar a dudas, está abonando el campo para que en el futuro ese mismo autor y editorial no lancen nuevos libros. Es pura miopía: por no gastarse unos pocos euros probablemente no tenga oportunidad de descargarse en el futuro otros libros de la misma calidad porque, sencillamente, no existirán.

No obstante, ojo, no soy tan hipócrita como para decir que la piratería de libros tiene la culpa de que no se vendan libros técnicos. Ni mucho menos. Pero todo ayuda. Por lo tanto no la queremos ni la debería querer ninguno de los que realmente valora nuestras obras.

piracy-is-not-theft
Original: NYNerd

Las descargas legales de libros

Desde hace poco nuestra editorial ofrece la posibilidad de adquirir algunos de los libros del catalogo en formato PDF además de en papel. No los vendemos en formato eBook (EPUB  o MOBI) porque al ser libros técnicos no son adecuados para leer en este tipo de dispositivos (6'' es el tamaño habitual de pantalla) debido a los gráficos y a los listados. El que tiene un iPad o usa el ordenador lo lee en PDF mucho mejor.

Voy a ser sincero: lo hacemos porque lo demanda el mercado, pero no porque a mi me guste especialmente. El motivo es la posible piratería de los mismos. Si ya vendemos poco por la temática imagínate si los libros están circulando por ahí.

Aún así los PDF que vendemos no tienen DRM. El motivo es filosófico: no nos parece justo que si te compras un libro digital no puedas hacer con él lo mismo que harías con uno físico, es decir, fundamentalmente leerlo cuando y donde quieras. Pero claro, lo mismo aplica en el otro sentido de la relación, que debe ser justa para nosotros también. Por ello lo que no queremos es que los PDF aparezcan colgados en Internet o en redes P2P, pues evidentemente dañaría nuestro (pequeño) negocio. Para evitarlo optamos por una solución salomónica: los libros no llevan restricciones a su uso, pero van marcados de manera que quedan atados a su comprador de manera inequívoca. Aparte de una marca de agua con los datos personales del comprador en todas las páginas, incluyen información inequívoca dentro del propio texto del documento, con técnicas esteganográficas desarrolladas internamente en la empresa. De esta forma, si el libro aparece colgado por ahí podemos saber exactamente quién lo compró y tomar las medidas oportunas, aunque haya retirado  las marcas de agua. Incluso si el libro se imprime desde el PDF o se re-digitaliza podemos seguirlo hasta la fuente. Da igual que mientan en el nombre: como el libro se compra con tarjeta de crédito y no admitimos tarjetas falsificables (sólo admitimos pagos verificados Verified by Visa y MasterCard SecureCode que son no-repudiables y seguros para nosotros y el comprador) siempre se puede llegar al comprador original.

Personalmente me revienta tener que usar este tipo de medidas. Es cómo criminalizar al comprador, decirle que no nos fiamos. Pero como casi todo en la vida, por unos pocos pecadores pagan la gran mayoría que son los justos. También soy de la opinión de que nuestros compradores lo comprenden perfectamente y que si su uso del PDF adquirido va a ser razonable seguro que les parece bien.

Créeme cuando te digo que llevo mucho tiempo pensando en cómo regalar todo lo que tenemos (cursos, libros...) y aun así hacer dinero para que todos cobremos por nuestro trabajo y podamos vivir de él. Tanto he investigado y aprendido sobre el tema, que ya he tenido ocasión de hablar públicamente sobre ello en dos ocasiones. Sin embargo en España y para los contenidos técnicos lo encuentro imposible.

El proceso para lanzarnos a la venta digital

Antes de lanzarnos a vender los PDF hicimos varios experimentos para ver cómo respondía la gente a este tipo de formato electrónico.

España es un país donde, generalmente, antes de pagar por algo nos lo pensamos muy mucho y buscamos la manera de "zafarnos". Está imbuido en nuestra cultura. ¿Por qué te crees que aquí hay barreras para entrar en el metro y en Alemania y otros países no?. Nuestro otro gran mercado, que debería ser Latinoamérica, es todavía peor porque aparte de compartir esa parte de la cultura con nosotros tienen además (y por desgracia) menos poder adquisitivo. Así que el pirateo de todo lo que es digital está al orden del día en el mundo de habla hispana.

El primer experimento fue hace algo más de un año. Mi último libro de ASP.NET 4.0 lo colgamos en Scribd listo para ser leído en la pantalla gratuitamente. Es posible leerlo las veces que quieras y como quieras, pero siempre en Scribd; no podías descargarlo. Dentro del libro se recordaba dónde podía adquirirse en papel si lo querías.
Resultado del experimento
: más de 1.000 lecturas en las primeras 24 horas, casi 29.000 en total en el momento de escribir esto, decenas de comentarios alabando al libro pero preguntando "¿Donde me lo descargo?", e incluso algún insulto por ponerlo gratis pero no dejar descargarlo... En cuanto a las ventas: 257 ejemplares vendidos. Un fracaso hasta para un libro nuestro. Conclusión: lo gratis nos resultó contraproducente. Menos mal que ya habíamos vendido previamente a la propia Microsoft un número importante de ejemplares y nos podíamos permitir el experimento.

El segundo experimento, este verano, consistió en ofrecer gratuitamente en nuestra tienda un mini-libro sobre una tecnología emergente llamada OData que amablemente ofreció nuestro autor (y amigo) José Miguel Torres. En este caso nos servía para probar en la realidad nuestro sistema de protección de los PDF, aunque la parte del tracking quedaba tarada de forma importante porque no se paga con tarjeta de crédito por ser gratuito. No había truco más allá de esto: te lo podías bajar gratis y tener una referencia en PDF siempre a mano.
Resultado del experimento: medio millar de descargas (lo cual no está mal para algo tan aburrido) y decenas de "compradores" llamados Mickey Mouse, ashgdfhuh ajshajsh, y similares. Es que ni siquiera para que les regalen está mucha gente dispuesta a pagar aunque sea con sus datos. Eso sí, perfeccionamos el sistema de tracking, pulimos algunos bugs y sacamos dos variaciones del mismo durante el experimento. A nosotros nos valió de mucho.

Todo esto nos reafirma en que vamos por buen camino, que la gente está interesada en contenidos digitales, pero que muchas personas simplemente no quieren pagar por los contenidos. Ni un euro ni 10 ni 15. Cero.

Por los motivos de costes expuestos en el apartado anterior no es viable para una editorial técnica o de nicho el poder ofrecer libros en formato electrónico a 3 o 4 euros de precio. Como mucho es posible ofrecerlos a un 70% del precio de uno en papel que ya se venda sin intermediarios (como es nuestro caso), pues como he demostrado lo de menos es la impresión, sino los otros gastos que se han de dividir entre un número pequeño de copias. Y aún así, como ya digo, de todos modos mucha gente no pagaría ni eso.

A estas aturas es cuando siempre me sale alguno con lo de "hay que innovar y sacar algo diferente", sin aportar por cierto ninguna idea realista al respecto. A lo que yo respondo: Sí, hay que innovar, y nosotros lo hacemos constantemente, pero en un mercado de nicho como el nuestro los proyectos que se pueden emprender, debido a los costes, son pocos. Alguna novedad al respecto lanzaremos en los próximos meses. No obstante lo que es indudable es que, por mucho que innoves, hay una gran masa de la población que no está dispuesta a pagar por nada digital o en Internet.

La ley Sinde

Como creo que es más que evidente a estas alturas, no estoy de acuerdo con la puesta a disposición de todo el mundo del trabajo intelectual de otras personas. Es decir, no me gustaría ver nuestros libros colgados en las páginas conocidas de descargas ni en las redes P2P. Por supuesto que no. Es una falta de respeto hacia el autor de la obra, y una apuesta segura para que esos autores y la editorial en el futuro no publiquen más libros.

De hecho creo que este tipo de sitios pueden acabar con la industria del libro mucho más que con la del cine o la música, que son los que se quejan de manera más pública y tienen el poder de presionar como hemos visto. Esto puede sonar duro, pero el cine español no me da ninguna pena: no han sabido adecuarse a los gustos de la gente (hay cientos de películas extranjeras con buen guión y bajo presupuesto que me dan la razón) y además es un sector ampliamente subvencionado, es decir, que ya lo pagamos todos. Los músicos ganan más que nunca con los conciertos y tienen a la SGAE atracando a mano armada en las fiestas de los pueblos. Los autores de libros técnicos no tenemos ni la triste posibilidad de ingresar dinero por charlas y conferencias, ya que en nuestro sector raramente se pagan, por desgracia.

Y a los que dicen que las páginas de descargas están ahí por el altruismo de unos pocos, que quieren difundir la cultura les digo: "¡Ja!, ni de broma". Están, como todos, para ganar dinero, sólo que ellos lo ganan (y mucho) a costa del trabajo de los demás de manera parasitaria. Aunque los datos  del enlace anterior no considero que sean muy exactos, seguramente ganan más que la mayoría de las editoriales técnicas.

Ahora bien, a pesar de todo esto, no estoy de acuerdo con lo que propugna la llamada Ley Sinde y me alegro de que no la hayan aprobado. Aunque sí que entiendo el espíritu de la misma, no puedo admitir que se pueda ordenar el cierre de una web porque lo diga una comisión y no un juez, sin que medie proceso judicial y no administrativo. Eso es lo más próximo a la censura en pleno año 2010.

Me parece bien el espíritu de "retirar los contenidos que vulneren derechos de propiedad intelectual por parte de un prestador con ánimo de lucro, directo o indirecto, o de quien pretenda causar un daño patrimonial" pero esto, mal implementado y con un control de vaya usted a saber quién, puede crear muchas injusticias.

Me preocupa especialmente que la Ley no sólo habla de las página web con enlaces de publicidad, sino que menciona "servicios de la sociedad de la información" lo que incluye muchas otras cosas, que quedarían a merced de esta comisión extra-judicial para cerrar incluso aplicaciones a su antojo, y que podría tener entre sus miembros  (y seguramente tendrá si se aprueba) a gente que tiene intereses en los sectores implicados. Incluso en muchos casos se podrían bloquear sitios enteros por contener unos pocos archivos ilegales "subidos" por usuarios y no por sus responsables, o hacer que Telefónica y compañía bloqueen el acceso a webs en el extranjero si consideran que los contenidos son ilegales.

En la página DerechoEnRed tienen un análisis interesante de la ley, con unas preguntas frecuentes sobre la misma que merece la pena leer. He dejado esta página, destacando con Diigo las frases a mi juicio más relevantes, aquí. Dedícale un par de minutos a ver al menos los resaltados. Son muy reveladores.

Esto no puede ser. Estoy de acuerdo con que se denuncie a los infractores y que siguiendo el curso judicial se puedan llegar a cerrar estas páginas. Sé que esto podría perjudicarme como empresario editorial y como autor porque la justicia es lenta, pero creo que en lo que hay que invertir es en agilizar la justicia, no en crear pseudo-censores que son una caricatura de la justicia.

Si realmente les importara la cultura como dicen, y no el lobby al que pertenece la ministra y que tantos réditos políticos les proporciona gracias a su impacto mediático, entonces por ejemplo jamás aprobarían la privatización de los ISBN y que éstos empiecen a costar dinero. Esto es algo que acaban de hacer y de lo que nadie ha hablado, y desde luego no ha venido ningún Alejandro Sanz o Javier Bardem de turno a protestar por ello.

Siempre se ha puesto el grito en el cielo con la descarga de películas y música, pero de otros sectores más afectados todavía como es el del software o, como hoy he escrito, el de los libros técnicos no se dice nada. En mi opinión están más amenazados.

Me duele decir todo esto de un gobierno supuestamente progresista, algo que siempre me he considerado yo mismo, pero estoy de acuerdo con Josep Ramoneda cuando dice que "la ley Sinde ejemplifica la carencia de rumbo del gobierno".

Para terminar, espero que haya quedado claro que estar en contra de la Ley Sinde no supone estar en contra de la cultura o a favor de la piratería. Ni mucho menos.

Al menos creo que he sido claro y he hablado con conocimiento de causa, no como otros que hablan de lo que leen mientras dicen una cosa y hacen otra.

¡Saludos!

Jose M. Alarcon José Manuel Alarcón
Ingeniero industrial y empresario. Fundador de Krasis.com, especialistas en e-learning. Autor de varios libros y cientos de artículos. Gallego de Vigo, amante de la ciencia, la tecnología, la sociología, la música y la lectura. Mi último libro: "Tres Monos, Diez Minutos".
Más sobre mi...

Comentarios (42) -

José, completamente de acuerdo; lo del ISBN me parece un gran error, y que solo perjudica a los pequeños autores, a las pequeñas empresas editoriales y a los que quieran autopublicarse; de hecho, he leido que se van a vender de 10-10 números, por lo cual, para publicar un libro tiras 9 a la basura, dejando un gran vacio para la autopublicación.

ahora empiezan cobrando barato a un precio de 3€ libro, pero acabará pasando como por ejemplo, en alemania, que un nº ISBN son hoy en día unos 150€ (que se dice pronto). Sí revisas mi  perfil tengo varios enlaces puestos sobre esta privatización, de hecho el último puesto hoy

también estoy de acuerdo en tu definición del mundo actual editorial, y en concreto del libro técnico; de hecho el otro día estuve por libranda mirando y no he encontrado ni un libro técnico, pero ni uno, eso sí, los libros de platon a 10€ bien que los ponían; quizás no es su nicho de mercado, pero ha dejado claro que ni les interesa ver sí de ahí puede sacar dinero libranda.

decirte que yo, no suelo bajar libros en formato digital, soy de los bichos raros que prefiere el papel para los libros tecnicos, me cansa menos la vista, los puedo tener pegados al lado del ordenador sí los estoy usando como guía para algo  y no me veo leyendo un manual de photoshop o un libro recopilatorio de diseños (por ejemplo) en el kindle, prefiero el formato en papel; sí es cierto que tengo algunos en pdf principalmente por el tema de buscar algo específico que suele ser mucho más rápido en pdf. eso sí, muchas veces he optado por descargarme un pdf para echar una visual al libro y sí me gusta me lo compro, generalemtne para libros bastante "caros" (40€-50€ para arriba)

yo no estoy a favor del todo gratis, ni mucho menos; por ejemplo desde que tengo spotify (casi desde el principio), no he descargado ni una canción; he usado más de una vez filmin para ver pelis, y apoyaré cualquier medida a favor de la distribución de contenidos adaptados a los consumidores actuales; eso que quede claro. lo que considero claro es que la industria audio visual tiene que cambiar su modelo, pero no hoy, hace más de 5 años que lo tenía que haber hecho y en españa no se han dado pasos para hacerlo

Sí es cierto que he bajado mucho cine, lo que me ha hecho conocer muchos directores-actores y peliculas que desconocía por completo, y sin ello, nunca hubiese ni oido hablar de ellos; y de, los que luego he comprado originales, mi filmoteca es bastante amplia y te puedo asegurar que me dejo un pastón anualmente en cine (es una de mis grandes aficiones); también te puedo decir que mucho material que YO busco, simplemente esta completamente descatalogado y se puede conseguir solo gracias a descargas, es una pena que las distribuidoras no confien en reeditar películas que sí bien es cierto no van a vender mucho, sus fans las comprarían, y los cinefilos de verdad solemos ser gente que nos dejamos bastante pasta en el tema. Eso sí, te digo tambien que lo primero que hago al comprarme un dvd es ripearlo, y meterlo en el disco duro.

El sector del libro para mi, es el que más duro lo tiene, y más dificil su papel de tratar de aportar un valor añadido para frenar las descargas. Esto que ya ha pasado con el cine y la musica ya lo hemos vivido unas cuantas veces, que sí los vhs, que sí los cds, y bla bla bla, cada 15 años toca el mismo sermon, pero ahora con un filón mucho mayor que antes que son las características actuales de internet y sobre todo, las velocidades de conexión y los cambios en el ámbito de consumo de los clientes que la industria no ha sabido o querido adaptarse a ellos. Estto ya lo hemos vivido en el cine y la tele, pero nunca en el libro desde la aparición de la imprenta, por lo cual, para el sector del libro va a sufrir mucho más los cambios y le costará más encontrar su lugar

Responder

Hola Iván:

Gracias por el comentario.
Nosotros colgamos muchos artículos y también fragmentos de libros para que la gente pueda probar antes de comprar. De hecho la semana pasada hemos sacado un libro nuevo y hemos colgado, aparte del índice, el primer capítulo completo también:

www.scribd.com/.../Entity-Framework-4-0-Krasis-Press

Por cierto, Spotify es una maravilla y efectivamente elimina la necesidad de bajar nada. Yo soy suscriptor premium desde hace más de un año y así lo puedo llevar en el móvil también.

Conozco tu trayectoria en cuanto a este ámbito y sabía que el post te iba a interesar :-)

Saludos!

JM

Responder

Jeje, gracias Pilar. ¡Corregidas las erratas! No se te escapa una :-)

Responder

:-)

¡Excelente el análisis!

Responder

Hola José Manuel,

estoy de acuerdo en prácticamente todo lo que dices pero quisiera puntualizar en algunos detalles.

Soy estudiante, tengo 22 años y, cuando he tenido dinero, lo he gastado prácticamente todo en libros (la mayoría técnicos, el resto en ciencia ficción). Calculo que debo haber gastado miles de euros en relativamente poco tiempo (lo que es un porcentaje considerable de los sueldos que he tenido). También he sido suscriptor de Last.fm y Spotify, y soy suscriptor de la revista Linux Magazine en versión digital (y no la escampo por Internet), es decir, que puede quedar probado que valoro el esfuerzo de los creadores y considero justo que sean remunerados. (Y debo añadir que dedico muchas horas a programar software libre, tutoriales y textos varios y los pongo a disposición de todo el mundo, entiendo el punto de vista del creador, aunque sea junior y sin esperanzas de cobrar nada).

Peero, en algunos momentos de estudio me han faltado fuentes, no tenía la biblioteca cerca (vivo a tomar por culo, como quien dice, a 3 quilómetros de un pueblo raquítico con una biblioteca peor, y a 70 de mi universidad) y no tenía libros en mis estanterías con la información que necesitaba.

¿Qué hago? Pues uno tiene que buscarse la vida para aprobar a veces, y lo que hago es buscar tan rápido como puedo material en Internet, con suerte encuentro libros que ciertos autores han puesto a disposición de todo el mundo de forma gratuíta, como parece ser el caso de Carlos Ivorra (no tengo la impresión de que se los hayan pirateado masivamente http://www.uv.es/ivorra/Libros/Libros.htm), y en tal caso, ningún problema. Pero a veces el material es mucho más escurridizo y uno acaba por usar copias cutres (o no tan cutres) que difícilmente se han hecho con el consentimiento del autor. ¿Estoy robando en tal caso? Hombre, pues la verdad es que, aunque sabe mal no poderle dar su justa compensación, no considero que estoy robando por muchas razones:
1 · No lo hubiera comprado (no tenía tiempo, NI DINERO).
2 · En caso de haber sido más previsor, el libro lo hubiera tomado prestado de la biblioteca y tampoco hubiera pagado.
3 · No me dedico a difundirlo por la red para seguir la cadena (algunos considerarán por otro lado que entonces actúo de forma egoísta, porque he usado un recurso puesto a disposición por unos cuantos y no colaboro en el acto de difusión, pero mi juicio es otro: que cada uno se busque las castañas, ya está bastante jodido el autor como para ponérselo más difícil aun)

Sobre lo de los formatos de libro electrónico, decís que preferís claramente PDF. Es cierto que el aspecto de los PDF es claramente más estético que los EPUB por ejemplo, y que seguramente es más fácil maquetarlo todo, pero precisamente, en mi caso... prefiero mucho más poder tener acceso a formato EPUB o MOBI.

¿Por qué?
Pues porque precisamente he comprado un lector de libros electrónicos para poder pagar un 70% del coste en papel, ahorrar dinero y poder comprar más libros (y se ven mejor los EPUB y MOBI que los Pdf, que no se adaptan bien a las pantallas), y porque la elección del libro electrónico también la he hecho por el peso y volumen exagerados de muchos libros técnicos, que muchas veces no me puedo llevar conmigo en mis viajes en tren porque es un infierno tenerlos encima. Es cierto que siempre llevo mi portátil encima (o lo llevaba hasta ahora, pero era precisamente porque era la forma más sencilla de tener algo que leer siempre, ahora que tengo el lector de libros electrónicos la cosa cambia).

Saludos :) .

Responder

Hola Andreu:

Muchas gracias por tu comentario. Te entiendo perfectamente y te apoyo. De hecho fíjate que digo en el post "hacer un uso razonable" de los libros electrónicos, es decir, eso que me cuentas me suena mucho y lo encuentro normal. Yo, en mi tiempo de estudiante, también fotocopié algunos libros que no me podía permitir y también me dejé muchos miles de pesetas (entonces no había euros) en comprar libros, los mejores. Lo que ya no es admisible es colgarlos por ahí y hacerlos disponibles a todo el mundo y encima ganando dinero. En eso estamos de acuerdo :-)

Respecto a lo de los eBook, soy ungran fan como de hecho ya he escrito aquí en otra coasión:

jmalarcon.es/.../...o-un-eBook-Kindle-vs-iPad.aspx

y tengo un Kindle y un iPad. El Kindle es maravilloso para leer muchas cosas, la mayoría basadas en texto, pero para leer libros técnicos, con sólo 6'' y la resolución que tiene no lo encuentro apropiado. El iPad sin embargo es mejor para eso aunque canse la vista más, pero en ese caso se ve mejor un PDF que un EPUB. Tenemos muchos de nuestros libros en estos formatos e incluso acabamos de sacar uno para Microsoft que lo hemos convertido (msdn.microsoft.com/es-es/architecture/default.aspx), aunque es un poco "peñazo" hacerlo para que quede realmente bien. Si lo pruebas en el eBook, aunque las partes de texto se ven bien, los gráficos y listados pierden bastante y son difíciles en una pantalla eInk de 6''.

De todos modos tomo nota, y si eso podremos añadir en el futuro libros en este formato si la  gente lo demanda.

Por cierto, le he echado un vistazo a tu blog y me encanta. De hecho tocas algunos temas parecidos a los que he tocado yo últimamente. Y más que me gusta sabiendo que el que lo escribe tiene 22 años. Lo he añadido a mi lector RSS :-)

Saludos y gracias por comentar.

JM

Responder

Jose,

gran artículo, me gusta mucho porque hablas desde la experiencia. Muy interesante la explicación del sector editorial del libro técnico, tu postura sobre la Ley Sinde y el link a lo de las preguntas frecuentes.

Muy simpático lo de:  "Venga, te compro un libro y me invitas a un café", a lo que yo respondía "No, mejor te regalo yo el libro y me invitas tú al café. Ganaré más".

Responder

Gracias Germán.

En parte lo he escrito gracias a ti, que fuiste el que me dijo el otro día "¿Por qué no escribes algo sobre todo esto de la Ley Sinde?".

En contra de lo habitual me costó mucho ordenar las ideas, pero ayer tuve tiempo y lo hice :-)

Ssaludos!

Responder

Muy interesante y esclarecedor tu artículo. Gracias por escribirlo y por añadir los enlaces. Además de todo lo que cuentas, uno de los principales problemas es el desinterés que parece haberse apropiado del todo el mundo. Tienes incluso que avisar de que tu artículo es largo, pero merece la pena leerlo. Es cierto, cada vez hay menos que se preocupa por enterarse de qué van las cosas que les rodean.

Se lo paso a una compañera que escribe en el blog que coordino. Si tienes un poco de tiempo para contestarle a unas preguntas, seguro que le viene muy bien para un reportaje en el que está trabajando.

Saludos,
Merche

Responder

Hola Merche:

Muchas gracias, me alegro de que te guste :-)

Estaré encantado de contestar a las preguntas de tu compañera. Si me escribe desde el formulario de contacto ya nos ponemos en contacto directamente por email...

Saludos

Responder

Completisimo post muy revelador sobre el comportamiento real de compra de los internautas y potenciales lectores.

Responder

Hola José Manuel,
Mola leer lo que pensáis los editores; aunque discrepe:

1-Si la distribución se lleva el 55% cualquier libro que vendáis saltándolo es un 55% que os ahorráis. Os habéis planteado las OPORTUNIDADES que hay para jugar con el precio?
a)Ventas al 15% del valor para estudiantes
b) tarifas planas para estudiantes o licencias campus para universidades (a negociar con los jefes de departamento/biblitoeca)
c) tarifas planas combinadas con otras editoriales del ramo o para todos vuestros productos
d) posibilidad de actualizar a nuevas ediciones del libro por un % del valor (normalmente 20%)

...Habéis revisado la política de precio de cualquier desarrollador de software de nicho? Nada de lo que te estoy poniendo aquí es innovador... y vuestro mercado se parece ahora (o dentro de 2 años) al suyo--copias gratis!!

2- Para el escritor de un libro técnico la propia publicación y difusión del libro es una garantía de presencia en congresos, reputación, etc. Es VALOR como para un músico dar un concierto.

3-- Por qué una editorial que publica en castellano... habla de su mercado como España??? En Mexico viven más del doble de personas que en España y el castellano es también oficial... OPORTUNIDAD

4-Has pensado que puedes jugar cn todo tu catálogo y no sólo con las novedades?

5-Has pensado que puedes lanzar productos con menos ventas garantizadas?

TODAVÍA NO CONSIGO VER NINGUNA AMENAZA EN QUE UNO DE LOS COSTES DE TU NEGOCIO DESAPAREZCA

Responder

No hay peor ciego que el que no quiere ver, no tienes ni idea de lo injusta que puede ser una tarifa plana de libros... se nota que de experiencia no vas sobrado.

Responder

Hola, muy interesante tu post. Y te lo digo como trabajador del mundo editorial sobre todo en aspecto de su adaptación a los nuevos tiempo. Porque adaptarse se tiene que adaptar. En eso coincidimos, espero.

Responder

@danielo:
Gracias por tus comentarios y "crítica" constructiva. A veces viene bien una opinión desde "la barrera" porque cuando estás dentro no ves las cosas con claridad siempre. No obstante créeme que he pensado mucho en todo lo que dices y en todo lo que tiene que ver con el fenómeno gratis en Internet. Todas ellas tienen sus pegas. Muy brevemente te diré:

1.- Como ya digo en el post, nosotros nos saltamos la distribución a los 6 meses de arrancar. El principal motivo era que con el apalancamiento de la inversión inicial que teníamos que hacer y las devoluciones de librerías, el resultado real era que con cada venta en librerías perdíamos efectivamente dinero. Saltándote la distribución puedes hacer cosas con el precio o con los costes que te ahorras, como por ejemplo multiplicar el beneficio para el autor que es lo que hemos hecho nosotros entre otras cosas, pero necesitas de ese % para ganar algo. Como no me canso de repetir estos no son libros cualquiera, son libros técnicos que por definición se venden mucho menos y por lo tanto no puedes jugar tanto con los precios. En algunos títulos jamás recuperas la inversión.
Por cierto, los estudiantes tienen un 15% de descuento en nuestros libros y cursos, pero no podemos llegar mucho más allá. Las otras ideas de este punto todas tienen sus pegas importantes también o ya las hemos intentado.

2.- Nuestros autores ya son gente conocida y con relevancia en nuestro nicho temático. Obviamente un libro les da visibilidad (por eso lo escriben también), pero es un esfuerzo muy grande que no les compensaría sólo por su presencia adicional en otros foros. Primero porque no creo que la consiguieran sólo por eso, y segundo porque como ya aclaro en el post, en nuestro nicho casi nunca se paga por las conferencias. A mi me han pagado (y mucho) por conferencias que he dado de marketing o empresa ante unas decenas de personas. En conferencias técnicas he hablado ante más de 1.000 personas y ha tenido que ser gratis. Es uno de los "fallos" de la "economía de la atención" en nuestro nicho en particular.

3.- Si te fijas no hablo de nuestro mercado como "España" en ningún momento. Hablo de mercado de "habla hispana", y hablo del caso concreto de Latinoamérica. Nuestra experiencia hasta la fecha es que no tienen dinero generalmente para comprar los libros. Recibimos correos continuamente con interés desde allí que incluso (en algún caso) nos cuentan su contabilidad familiar para que le regalemos los libros, e incluso hemos facilitado mucho la compra de libros a través de Lulu para ese mercado concreto, pero los resultados han sido decepcionantes. ¿Que podríamos hacerlo mejor allí? Sin duda. ¿QUé nos iba a compensar por el negocio de los libros? Sin duda que no, lamentablemente. Hoy por hoy con sólo 4 libros a la venta en EEUU y sin apenas inversión de marekting ya estamos ingresando más por ventas de allí cada mes que de toda Latam en un año.

4.- ?¿?¿?

5.- ?¿?¿?

Insisto en que lo que cuento es el caso particular de los libros técnicos. Puede que en otros nichos y en editoriales con autores conocidos las cosas puedan ser muy distintas. Desde luego que la desaparición de un coste no es una amenza y de hecho comento que gracias a las ventajas de la impresión bajo demanda y otras optimizaciones que tiene que ver mucho con Internet, podemos mejorar el negocio.

Este no era un post para quejarme (y no lo hago), sólo expongo hechos y doy mi opinión al final sobre la Ley de la polémica. Sé en qué negocio estamos y nos metimos conscientemente. Por suerte no vivimos sólo de los libros :-)

@Andreu: gracias por la defensa :-)

@Jorge: Gracias. Por supuesto que sé que nos tenemos que adaptar y lo acepto. Estamos ante un cambio de dimensiones que todavía no podemos prever, al igual que cuando se generalizó la imprenta. Si a alguien de aquella época le hubieras preguntado si creía que la imprenta serviría, entre otras cosas, para crear nuevas clases sociales, crear la ciencia moderna tal y como la conocemos, o impulsar la reforma religiosa, la respuesta hubiera sido seguramente que no. Y sin embargo hizo esto y mucho más. Hoy en dñía el cambio es todavía mayor que entonces, así que vete a saber qué traerá. Soy de los que piensan que el cambio es bueno y hay que adaptarse. Todo cambio trae oportunidades.

De esto se puede hablar muchísimo. De hecho espero animarme a escribir más sopre esta temática que he visto que atrae mucho interés :-)

Saludos y perdón por la extensión de la respuesta!

Responder

Hola José,

nos conocemos desde prácticamente cuando empezaste a escribir tu primer libro.

Mis comentarios es una reflexión en alto que tú bien sabrás, pero que quiero dirigir también al resto y a algún político si tiene la fuerza de leer esto, sino quieren leer las opiniones contrarias a tu pensamiento o se creen con un pensamiento único, mal vamos.

Me centro primero en todo lo que has expuesto.
No puedo estar más que de acuerdo.
Más de 10 libros técnicos escritos para editoriales, multitud de artículos técnicos, cursos en Internet, muchos recursos gratuitos, conferencias, charlas, blogs,... y todo para cobrar simplemente por algunos de esos libros.
Subscribo como mío todo lo que has comentado, y es que no sólo en mi opinión tienes razón, sino que me veo reflejado en todo.

Mi estado anímico sobre escribir libros quedó tan aniquilado que hace un año ye medio aproximadamente no quise escribir ninguno más.

Hace ya unos 3, 4 años pensé en escribir libros en PDF y tengo hasta mi propia ide a de hacerlo. Y posiblemente me anime a hacer algo así finalmente, pero me duele lo que comentas porque aunque algunos no lo vean, es una realidad dentro del sector.

El sector está herido. Estoy en contra de las páginas de descarga, y que levante la mano el que esté libre de pecado. Yo he descargado algo alguna vez. ¿Porqué?, porque te dejas arrastras por la corriente del mínimo esfuerzo y porque al final dices, si todo el mundo lo hace eso con lo mío, yo es que soy tonto de ver como me torean y me chulean mi dinero y mi esfuerzo, así que al final terminamos haciéndonos daño todos.
Pero como tú Jose, no estoy nada de acuerdo con la Ley Sinde. Cerrar Webs no es algo que deba hacer una comisión porque sí, no es algo que sea liviano, es algo para tomarlo muy en serio. Este gobierno actual es intervencionista, y como tal, hoy les toda a unos y mañana les toda a otros, y cuando queramos reaccionar será tarde porque se habrá creado un movimiento que será difícil de parar.

El caso es que para colmo y según me voy encontrando animado con el paso del tiempo en escribir otro libro técnico más, me encuentro con el cobro del ISBN, algo que me parece de una gravedad manifiesta y que no tiene otro objetivo que dar un dinero a los amigos y chupópteros de siempre. Y cuidado con la señora Sinde que tiene muchos amigos. ¿Queremos preservar la cultura o queremos hacer demagogia y que algunos amigos se embolsen dinero por NO HACER NADA, por un servicio que era gratuito y de repente se convierte de pago?.
Quería escribir libros técnicos siguiendo una táctica que tengo en mente desde hace unos años, pero lo del ISBN es ya el colmo.

¿Donde están los límites?.Si el ISBN hay que cobrarlo, y ya que el goberino es un defensor acérrimo de la cultura (es lo que dicen) ¿me podría subvencionar el estado con el ISBN?. Si subvencionan conciertos, cine, etc... ¿qué diferencia hay con subvencionar unos tristes 3€ por libro?, ¿o es que realmente para la empresa que va a gestionar el ISBN hay subvención y cobro de 3€?.

Sobre el ISBN, yo como autor me veo perjudicado, y me gustaría que nos levantáramos para quejarnos de esto.
A los consumidores, comentarles que el coste del ISBN llevará al final a un aumento del coste de los libros (irremediable) y para los que debemos escribir libros por nuestra cuenta como lo que yo quiero hacer, a pensárnoslo dos veces,... deberíamos decir de una vez BASTA.
En este pais siempre callamos y aceptamos que nos den palos, nos quejamos en petit-comité como en este blog, pero no reaccionamos ni hacemos nada por luchar por nuestros intereses.
Jose, ¿luchamos y hacemos algo o nos callamos y aceptamos que nos den palos?.

Un saludo y EXCELENTE entrada Jose.

Jorge

Responder

Buenas,

sobre el comentario de ayer xD, sí, quería defenderte, pero no ser tan tajante... me dio pereza escribir más porque lo hacía desde mi Android xD, ¡qué tortura!

Sobre lo del ISBN.. y el comentario de Jorge, creo que realmente deberíamos alzar algún tipo de plataforma, en plan
www.loslibrostambiensoncultura.com o algo por el estilo, para hacer campaña poniendo de manifiesto la diferencia de trato por parte del Ministerio de Cultura hacia los escritores, músicos y cineastas. A los primeros se les carga con más costes, se les dificulta su capacidad de autoedición, a los segundos se los sobreprotege (cuando tienen muchísimos medios lícitos y justos para subsistir, entre ellos los conciertos, de los que no gozan los escritores), y a los terceros ya es el colmo, se los sobreprotege y además se los subvenciona a lo bestia.

Particularmente yo estaría dispuesto a poner mi granito de arena, en plan 5 o 10 € (para montar la plataforma) (sé que cuesta más, pero proponerlo no significa asumir todos los costes jeje).

Bueno, saludos!

Responder

Hola Andreu y Jorge:

Buff, no tengo tiempo ni fuerzas para hacer algo así. Lo siento. Eso sí, si alguien lo monta lo apoyaría, desde luego :-)

Mi objetivo con el post era simplemente dar mi opinión, no liderar una revuelta, jejeje

Saludos,

Responder

Magnífico artículo, José Manuel.

Realmente la situación es complicada y requiere de las mejores mentes disponibles para buscar soluciones.

Que las aspiraciones de los autores y demás implicados sean justas no significa que haya que adoptar despropósitos jurídicos como el de la Ley Sinde.

Por otra parte, los avances técnicos hacen que una compañía teatral, que estaba representando su obra en un local cerrado, se encuentre de pronto haciéndolo en plena calle y a la vista de todos. ¿Es razonable pedir a los transeúntes que miren para otro lado y se tapen los oídos al pasar por delante? ¿Tiene sentido exigir a las autoridades que la policía multe al que mire el espectáculo que se le ha puesto delante? Si en un bar colocan un cartel con la lista de calles donde hay representaciones a la vista de todos, ¿habrá que cerrarle el negocio?

La tentación del ser humano por aprovechar lo que viene gratuitamente a su encuentro es muy fuerte y muchos nunca la resistirán. Pero otros muchos sí, sobre todo con educación en la familia y la escuela. Yo mismo me he bajado una buena cantidad de audio-libros por la cara. Un día descubrí un sitio donde los vendían -originales de autores clásicos- por tres o cuatro euros y me compré cinco de una tacada. Lástima que fuesen una chapuza, tomando textos resumidos o amputados, sacados a boleo de internet. De haber sido lo que prometían, seguiría siendo cliente.

Dices que los que propugnan una reconversión industrial del sector cinematográfico, musical y editorial no sugieren ninguna idea factible, y es cierto. Pero tampoco del otro lado se ofrecen respuestas que no arramblen con derechos fundamentales de los ciudadanos, como no sean tus sistemas anticopia, que me parecen muy bien.

No es un problema fácil. En todo caso, gracias por tu artículo, que obliga a pensar.

Un abrazo.

Responder

Hola de nuevo José Manuel Alarcón,

El software de nicho para científicos...es un mercado hoy muy distante al vuestro pero piensa que en cuanto se impongan los formatos digitales seréis casi iguales en cuanto a la relación con el cliente.

Qué hacen ellos? Venta del producto en base al poder adquisitivo del cliente (si es academia sólo 20% del total, si es estudiante menos aún, si está en un país "pobre" lo mismo), ventas de paquetes de licencias a instituciones, y servicio. Qué servicio puede dar quien vende un libro? Materiales extra, discusiones compartidas sobre el texto, un webinar anual con el autor, actualizaciones a nuevas ediciones por un fragmento del precio o gratis; y por supuesto nuevas fórmulas de venta como tarifas planas, etc.

Muchas gracias por contestar y enhorabuena por la reflexión; ya ves que no la comparto al 100% pero me parece muy interesante que estéis buscando soluciones y compartíendolas. Mi consejo de outsider es: no busques en lo que hacen otros en el libro; porque va a cambiar.  

Responder

Hola Jose:

Me ha gustado mucho tu artículo y le da una perspectiva distinta a todo este asunto.

Sólo comentar un puntillo, me he fijado que en tu ultimo enlace dirige a un post de Enrique Dans, y de la forma que lo pones deduzco que no te cae muy bien, ahora bien, igual que recalcas mucho en el artículo que únicamente hablas desde tu posición como editor de libros técnicos, en el artículo de Enrique critica la realidad actual de la industria cultural y su forma de llevar el asunto, no creo que tengas motivos para sentirte ofendido, estoy seguro, que si tubierais una conversación conjunta y puesta en común de ideas, podrían salir grandes cosas de ella.

Un saludo.

Responder

Hola Esteban:

No me siento ofendido en absoluto :-)

En realidad lo de EDans no es tanto por ese artículo en particular (que habla del tema pero no es el único) como por otras cosas, principalmente por que es muy fácil hablar desde la barrera y lleva abogando por las descargas libres, y que las editoriales son dinosaurios innecesarios, muerte al DRM etc... y luego cuando saca su primer libro al mercado resulta que, por supuesto, lo saca con una editorial, no se puede descargar de ningún sitio como él aboga, y tiene DRM en su versión electrónica. Un despropósito que él nunca se ha dignado a explicar. Sin embargo sigue sacando posts como el que referencio. O yo me he periddo algo o no es muy consecuente y, como se dice en mi tierra, "hablar no tiene cancelas"...

De hecho hay mucha gente que piensa lo mismo que yo respecto a EDans. Basta con que busques esto en google para verlo:

"enrique dans" drm -site:www.enriquedans.com

Aunque yo te recomiendo especialmente este de Joan Planas:

joanplanas.com/.../

o este de El teleoperador:

elteleoperador.blogspot.com/.../...-bicicleta.html

Reconozco que es un poco un "Zas!, en toda la boca" a este hombre, pero es que en este caso parece muy merecido...

No soy persona de hacer las cosas por filias o fobias, sino que generalmente lo hago con buenas razones :-)

Saludos!

Responder

José Maria..El libro de enrique esta disponible para descargar y leerlo por la red, mismo desde scribd por ejemplo aqui: /doc/29021689/Enrique-Dans-Todo-Va-a-Cambiar (te pongo el enlace sin el scribd delante para que no te enfades y no hacerle publicidad ;) ) ojo y al hacerlo, de acuerdo a la licencia del libro no imcumpliríamos ningún delito ya que su licencia permite bajartelo de la red, distribuirlo, compartirlo y bla bla bla, mientras no saques dinero de ello... otra cosa muy distinta es que sea moralmente correcto defender por un lado el todo gratis y distribuible pero sacar tu un libro con DRM y a través de una editorial que defiende todo lo que tu no defiendes.

cuando vino a la presentación en coruña, yo le lancé la pregunta de mucho gratis pero tu libro a 18€ (creo recordar) y electrónico con DRM, o sea todo lo contrario por lo que predicas.. la respuesta que dió fué un, "requisitos de la editorial, ya me costó bastante que lo publicaran como creative commons"

De todos modos mi opinión sobre edans es bastante similar a la tuya y a la que compartimos mucha gente en la red.. y hay que recordar que el señor edans NO vive de vender libros, vive de dar clases y sus conferencias/charlas (que ya daba antes de sacar el libro)

Responder

Hola Iván:

Interesante enlace ;-) aunque es una "putada" para su editorial.

De todos modos ese libro en Scribd no lo ha colgado EDans ni su editorial, sino algún "piratilla" o más bien en este caso, con toda probabilidad, alguien que le quería dar una lección a ambos.

Estoy seguro de que es cosa de la editorial (como es lógico, por otra parte) el que el libro no se descargue, lleve DRM, etc... pero si yo fuera EDans y estuviera dando "la barrila" todo el día con lo que él promulga, publicaría mi  libro gratis para descarga y sin ayuda de una editorial. En su caso además sí que sería muy positivo para él porque aumentaría su "caché" y podría cobrar más aún seguramente por sus charlas (sé lo que suele cobrar aproximadamente y no es poco, aunque no es de los más cotizados).

Si lo ha hecho del modo tradicional y con una editorial es por el "encanto del papel" que comento en el texto, y porque quiere ganar dinero con él directamente, no indirectamente, lo cual me parece estupendo de cualquier persona pero no en su caso y con lo que dice habitualmente.

Por otro lado, dice muchas otras tonterías sobre cuestiones tecnológicas constantemente aunque por supuesto tiene también aciertos, claro está. Es lo que tiene hablar de todo y todos los días: que mucho de lo que hablas no sale de tu experiencia sino de "oídas" o por modas. Evidentemente tienes que acabar metiendo la pata muchas veces.

En los círculos técnicos no está bien considerado porque habla sin fundamento.
Para escribir u opinar sobre tecnología (que es su foco) no sólo hay que saber de negocio o de marketing, sino que es preciso comprender el aspecto técnico también y tener un buen "background" tecnológico. Si no es así es muy fácil que te den gato por liebre, puesto que en los últimos años mucho de lo que se vende como revoluciones tecnológicas suelen ser cosas envueltas en mucho marketing.

Saludos!

JM

Responder

Spain Mar del Rey Gómez-Morata

Muchas gracias por tu entrada José Manuel, se agradece que compartas tus reflexiones hechas con bastante criterio y desde la experiencia.
Me hago seguidora y fan de tu blog y de twitter y de todo pero voy a salir ya de aquí porque desde ayer me tienes enganchada a todas tus reflexiones.
Un saludo

Responder

Muchas gracias Mar. No hay nada que más me alegre :-)

Responder

Spain Amparo Quintana

Felicidades por la entrada y por aportar matices a un tema que desgraciadamente se nos vende compartimentado y desde parámetros rotundos y absolutos. Un abrazo

Responder

No es el artículo indicado, pero después del pacto entre PSOE y PP para aprobar la Ley Biden-Serrano-Sinde con sus pequeñas modificaciones, y buscando un poco a través de Internet me he dado cuenta que una de las soluciones que aplicáis vosotros en la distribución de contenidos digitales (léase la práctica de técnicas esteganográficas) no es considerada por prácticamente nadie...

Y ahí voy, en términos legales debería ser suficiente con aplicar esas técnicas conjuntamente con un contrato que el comprador debería aceptar en el momento de la compra, algo claro, corto, conciso, de fácil lectura, y con el suficiente texto como para tener validez. Algo como: tienes derecho a compartir siempre y cuando te asegures de que el archivo en cuestión no acabará siendo disponible a través P2P o descarga directa. Se trataría de un contrato, algo legalmente vinculante, e independiente de cualquier ley de propiedad intelectual existente.

Digo yo, ¿no es posible que, siendo editor, tengas más poder de influencia para proponer algo así? ¿Qué te parece la idea? Pienso que aunque el pacto se haya hecho, y aunque la ley llegue a fraguarse finalmente, siempre se podría volver atrás si se hicieran propuestas como dios manda, y no sé por qué creo que un buen camino puede ser este.

Saludos.

Responder

Castarco, creo que te refieres a la marca de agua, no? Sinceramente desconozco el estado de su aplicación (pero me suena que es más bien bajo). Es una gran solución desde un punto de vista de marketing o branding pero no soluciona el "problema" de los editores: que les quiten pasta. Seguro que Jose Manuel sabe más de esto que yo... pero por ahí va el tema

Y lo otro... pues ojala Jose Manuel tuviera esa influencia. Me temo que la influencia la tienen los grandes: las grandes editoriales, las grandes empresas de la música, los grandes músicos y los grandes escritores. El resto, me temo, hacen lo que buenamente pueden.

Responder

David, se podría considerar algo parecido a la marca de agua, pero yo lo separo en dos categorías (aunque no sé si generalmente la gente lo separa en dos categorías).

Para mí, la marca de agua a secas es una marca identificadora, que puede ser perfectamente visible, tanto que si el comprador tiene un poco de maña y conocimientos técnicos podrá acabar borrándola.

La esteganografía es una técnica para transmitir mensajes en claro a través de canales inseguros sin que los vea el "atacante", vamos, es un conjunto de técnicas para esconder información. Ahora, combinando esas técnicas con algo de criptografía y asegurándonos de que cada editorial y cada tienda usa las suyas propias (que haya heterogeneidad para evitar los ataques generalizados) podríamos hacer que en general sea imposible borrar esas marcas identificadoras. Una vez se tiene identificado al comprador se le puede denunciar por incumplimiento de contrato, independientemente de qué ley de propiedad intelectual haya vigente.

De todos modos, el contrato no impediría la compartición con amigos o familiares, por lo que el trato se podría considerar como justo.

Responder

Hola a todos:

Castarco en este caso tiene razón en cuanto a las medidas que tomamos:

· Por un lado los PDF llevan una marca de agua en el lateral (en vertical y aleatorizada para que sea más difícil de eliminar) con los datos del comprador. Como comento en mi post de la ley Sinde, nos fastidia hacerlo pero como siempre pagan justos por pecadores y es la forma más eficaz de disuadir a la poca gente que lo haría, que los cuelgue en redes P2P.
· Por otro lado con técnicas esteganográficas, como dice Castarco, va identificado el comprador de manera imbuida en el propio documento, que incluso aunque se cambie de formato o se imprima es posible rastrearlo hasta la fuente. Esto, que debería ser lo más disuasorio de todo, curiosamente no lo es (la gente parece que no lee la advertencia y si l alee no la entiende), por lo que lamentablemente la otra medida es la que es más efectiva para disuadir (o esa sensación tenemos).

A nosotros, aún siendo una solución imperfecta y algo agresiva para el comprador lícito, nos parece la más justa, porque no limitamos el uso del comprador con DRM pero al mismo tiempo protegemos nuestra inversión en el contenido. Creemos que cualquiera un poco razonable la debería entender.

Sin embargo, aunque hemos empezado con sólo dos o tres títulos para probar y tomarle el pulso a la gente con pocas ventas con este sistema, ya hemos empezado a recibir los primeros "puyazos". La semana pasada un comprador llamó cabreadísimo porque poníamos la marca de agua en el PDF, amenzándonos con denunciarnos a la APD, etc... Por suerte tenemos un dictamen jurídico que solicitamos en su día que nos ampara legalmente, pero eso es quizá lo de menos. Lo que me importa es que mucha gente quiere todo absolutamente sin restricciones, y sin nunguna medida de prevención. Y yo, si tienes buena intención, lo puedo entender. Pero no puedo entender que no se vea que hay de todo en la viña del señor y que realmente esas medidas son necesarias por culpa de unos pocos. Así, no comprendo como se lo toman como algo personal cuando realmente es obvio que es una cuestión general. Dado que no es una medida limitante y que tampoco supone un coste adicional (como un canon), realmente no le veo el problema.
Uno de los mayores problemas creo que es la percepción de este nuevo medio que tiene la gente. O nos damos cuenta de que el todo gratis no vale para todos (quizá sí para Google, pero no para la gran mayoría) o poco hay que hacer. Lo del crowdsourcing para financiar una obra está muy bien en la teoría pero aquí prácticamente nadie dona un duro a ningún proyecto Open Source, por ejemplo, cuanto menos a un libro. Lo mismo pasa, hasta, con la publicidad on-line, sobre lo cual ya he escrito:

jmalarcon.es/.../...ar-a-un-servicio-gratuito.aspx

Como bien decía David, otro de los problemas de la nueva Ley es que al final protegerá a las grandes editoriales generalistas (ej, Planeta), a las productoras de cine potentes, etc.. en general como el dice a la gente con influencia.
Si aparece el libro del "Código da Vinci" pirateado en una Web seguro que esa "comisión imparcial" se apresura a querer cerrarla. Si aparece uno de nuestros libros, que en cualquier caso se venderá poco, ya podemos patalear...

Realmente lo que nos queda a los difusores de contenidos es tratar de adaptarnos al cambio lo mejor posible, porque es inevitable, buscar nuevas fórmulas que sean más apetecibles que lo gratis (harto complicado), y probablemente en muchos casos desaparecer.

En mi opinión, a medio largo plazo, a los autores (al menos los especialziados o de nicho) estamos abocados a una de estas cosas cosas:

· Mecenazgo: que alguien patrocine nuestros trabajos, sea una empresa con intereses en lo que estás contando, o bien el Estado subvencionando (lo cual sería lamentable) o porque trabajas en la Universidad o un sitio similar en el que cuentan esas publicaciones para méritos. En cualquier caso creo que esta vía será un poco desastrosa al menos en lo que respecta a la independencia y la imparcialidad. Al final en muchos casos serán máquinas de propaganda persiguiendo un propósito.
· Regalar la obra: para buscar notoriedad, difusión, que salgan conferencias, etc... Pero eso, con toda seguridad, llevará a menos obras, prescindiremos del papel del editor como "conservador" en el sentido de revisión, filtrado y selección de trabajos de calidad que ejercen (por su propio interés, claro), y en neto probablemente aumenten mucho el número de obras, pero bajará el número de obras relevantes o de calidad. Lo de la autopublicación está muy bien, pero hay que cogerlo con pinzas.

No sé (y ojalá supiera) en qué acabará esto, pero sin duda estamos ante una época de verdadera revolución en la historia de la cultura y el conocimiento. Si al final será para bien o para mal es una incógnita. Lo que está claro es que muchos caerán (o caeremos) en el proceso y que, como toda revolución, traerá cosas malas y cosas buenas.

Gracias a todos por los comentarios. Por cierto: Me he tomado la libertad de moverlos al hilo apropiado, que es el de la Ley Sinde. Más que nada para evitar "cruces de conversaciones". Gracias.

Saludos!

Responder

Al final han hecho lo que les ha dado la gana, claro:

http://www.internautas.org/html/6541.html

A ver en qué deriva esto para los usuarios. Y a ver cómo nos defiende a los pequeños editores.

Responder

El bueno de Ivan Louzan, lector de este blog, le ha preguntado al famoso abogado David Bravo durante su encuentro digital de hoy (ecodiario.eleconomista.es/.../David-Bravo-2011-01-27), lo siguiente:

----
Hola David: como profesional del sector de internet (desarrollador web) ¿qué medidas debería tomar para evitar que se cierren las webs de mis clientes por esta ley? ¿qué medidas podríamos establecer para evitar un cierre administrativo de u...na página una vez llegada la orden de las brigadas de la ministra?. gracias por tu labor.
----

A lo que David le ha contestado:

---
Los abogados tenemos un gran problema a la hora de dar consejos de este tipo porque las leyes que rigen el fondo de los asuntos no han cambiado. Lo que era legal ayer lo seguirá siendo tras la aprobación de la Ley Sinde. Esta ley no cambia la norma que regula su actividad sino al árbitro que la interpreta y resulta absolutamente imposible hacer predicciones fundadas sobre cómo interpretaran las siempre complejas leyes de propiedad intelectual un órgano administrativo. Con esta ley un abogado especialista lo único que podrá es darle consejos para adaptar completamente su empresa a la ley vigente, pero después tendrá que cruzar los dedos para que la Comisión del Ministerio de Cultura no interprete las leyes a su modo y manera frenando una actividad que un juez bien podría considerar perfectamente legal.
---

O sea más claro imposible....

Saludos

Responder

Interesante post sobre tu sector, muchas gracias.

Una idea para poder cobrar por tu trabajo, aunque la idea no la puedes aplicar tú, sí puedes pensarla y recomunicarla:

Una subvención que NO es repartida por el Estado. Quien reparte la subvención son los usuarios o descargadores de cualquier tipo de material. Quizás segmentando por tipo de obra: peliculas, libros, musica, quizás incluso artículos de información, cuentos, ... . O con algún factor "redistributivo" para que no se lo lleve todo Britney Spears y Harry Potter (ambos personajes de ficción que no necesitan tanto dinero). O segmentando por tipo de licencia con la que se publica. Y sobretodo dando facilidades a los pequeños editores y autopublicadores para esa recaudación.

Hay muchas formas de implementarlo. La idea fundamental sería que cada usuario que descarga o usa contenidos, reconozca esa descarga o uso como digna de ser pagada, esto podría consistir en lo que ahora es más o menos obligar a "registrarse". Luego las descargas del ciudadano X a lo largo del año recibirían una parte de lo que el estado esta dispuesto a subvencionar para la cultura digital de ese ciudadano. Podría haber dos tipos de monedas de ese tipo, una "infinita" y otra más limitada, pero "gratis" para el usuario, y que la segunda tenga un valor económico mayor o más inmediato para la fuente.

También podría haber varias formas de publicar dentro de este sistema. Por ejemplo, contenidos que durante un periodo de tiempo no permitan la redistribución, pero luego sí.

--

Básicamente hay que admitir que vamos hacia compartir con todos de forma abierta, pero tiene que haber una forma de que esos todos reconozcan y mantengan la vida de cada fuente.

Un valor reproducible y extensible a todos, ha de ser compensado con un sistema de valor-moneda que vaya del todo a la fuente. Y que ese proceso de vuelta sea lo menos intervenido posible y lo más directo entre usuario y fuente posible. Pero como no tenemos "puntos de maná" que puedan ser programados por un ente superior, pues necesitamos a nuestro constante amigo el señor Estado para montar un tinglado así.

En mi opinión sería muy favorecedor de las economias creativas, informacionales, de conocimiento, ...., y a la vez permitiría el florecimiento de los modelos abiertos, tanto de distribución, generación y demás, como de propiedad intelectual.

Chao!!

Responder

Hola Pablo:

Es buena idea si a la gente no le cuesta nada, porque en cuanto le cueste aunque sea un euro, casi nadie va a aportar. Lo cierto es que parece que la gente en general no está dispuesta a pagar por casi nada digital.

Hay experimentos por ahí relacionados con el pago virtual sin coste, como por ejemplo lo de "paga con un tweet" que al menos contribuyen a la difusión viral de ciertas obras y que ouedeb traer ingresos indirectos a ciertas empresas, pero lo otro hoy por hoy me parece una utopía.

Quizá con la proliferación esperada de las monedas virtuales en una temporada (mira la Facebook por ejemplo) sea más fácil lubricar los pagos pequeños por ciertas obras, pero en el caso de obras de nicho con poco publico objetivo como las nuestras me temo que sea insuficiente incluso en ese caso...

Saludos!

Responder

El Estado subvencionaría de sus presupuestos generales. Igual que hace carreteras para todos. Y las fuentes recibirian dinero normal. Se pueden inventar un nuevo impuesto, del ADSL y de los cacharritos electrónicos, o sacarlo de los generales.

¿Tienes cifras de cabeza de tu industria? ¿cuantos millones de euros ejercerian un efecto significativo en el mundo del libro español?

Algunos colectivos recibirian más moneda sin coste de la que no es infinita, como los estudiantes y profesores, investigadores, periodistas. O por el otro lado, pagar una prima para sectores estratégicos como energias renovables, eficiencia en la construcción, enciclopedias.

El dinero sería de España para España, con pocas excepciones. Cuando otros paises lo implementasen, se podrian hacer acuerdos bilaterales asemejando los flujos de entrada y salida.

En el caso de America Latina (y otros) se podría usar el sistema y considerar un poco de dinero como "ayuda al desarrollo" tanto para pagar autores extranjeros, como para que ellos paguen a españoles con una parte de la ayuda al desarrollo que les damos, como para contabilizar descargas y usos externos como "aportaciones de valor" al desarrollo, pero que no generan flujos reales de dinero.

Responder

Hola Jose, me he quedado de piedra con la respuesta que me dió David Bravo, acojonante creo que es la palabra menos blasfema que me puede salir.

realmente nuestra clase política y los grandes lobbies que se definen a sí mismos como culturales tienen mucho que aprender, pero mucho, , a este paso no van a pasar del parvulitos de la red nunca

Responder

@Pablo:

La verdad es que yo no creo en ningún sistema que dependa de los subsidios del Estado. Estoy absolutamente en contra y más conociendo cómo se maneja habitualmente el dinero de las subvenciones. Esto daría para hablar larog y tendido, pero no me quiero "encabronar" :-)

@Iván: así es. No obstante, qué duda cabe, que este tipo de leyes mal hechas al final favorecen mucho a los propios abogados que las critican pues es campo abonado para muchos encargos ¿verdad? ;-)
De todos modos, a este respecto, estamos aviados...

saludos!

Responder

Recien veo este post y comparto mucho de lo que dices, aunque tengo mis reparos con respecto al precio, pero claro, porque tengo una perspectiva mas internacional y sobre la diferencia entre los costes percibidos dependiendo del mercado objetivo.

Te pongo en contexto, conozco bien el mercado del libro técnico pues durante la segunda mitad de los 90s fui responsable de compras de informática de una importante librería en Lima (de hecho, por eso te comente que seria bueno pasearse por los LIBER) y dentro de mis méritos esta el haber disparado las ventas del sector y por mal que suene decirlo, lograr una posición que hizo que nuestra directa competencia tuviera que cerrar.

Parte del "exito" se debia a 3 factores: buenos proveedores, conocimiento del mercado y un balance adecuado de que pedir a cada uno.

A diferencia de muchas librerías en Madrid (salvo ahora Cocodrilo) no nos hacíamos problemas para vender libros técnicos en Ingles, pero eso era manejado preferencialmente para titulos que sabíamos que tardarían mucho en ser traducidos (p. ej a pesar de nuestros ruegos no nos tradujeron nunca un libro de Power Builder), pero aun dentro del mercado en español habia dos claras diferencias: Anaya y Prentice Hall (luego Pearson) seguidos un poco de lejos por McGraw Hill.

Como digo, la cosa era tratar de mantener un equilibrio entre nuestros proveedores, pero llego un momento en que quedaba claro que el valor seguro era Prentice Hall, pues habían hecho un buen trabajo traduciendo las "Idiot's Guide" sobre Office, o los Teach Yourself, y otros temas logrando gran exito por cosa como:

- Una acertada traduccion, en lugar de "La guia de Word para idiotas" colocaron "Word Facil", simple, aqui entra el factor de que un latino esta menos dispuesto a comprar un libro que diga que es un Idiota, Inexperto (Dummies) o Torpe (Anaya)
- Un buen precio, muchos de tus argumentos con respecto al precio se estrellan cuando topas con la realidad latina, gastarse 30 euros por un libro puede ser un gasto razonable en España (yo lo he hecho con los libros de Krasis) pero en Peru eso significa como 110 soles +/-, un duro golpe, así que si me ofrecen una alternativa razonable a 75 soles, pues voy por ella, lo cual nos obligo a ver que cosas de Anaya debíamos pedir menos, cayéndose asi en el camino los Manuales Practicos y los Manuales Avanzados y dando peso a las pequeñas Guias Practicas.
- Un buen "enamoramiento" de la red de distribución, la gestión editorial se llevaba desde Mexico, no desde USA lo cual permitía que los representantes que pasaron por ahi nos dieran trato directo y mucho apoyo para el posicionamiento de sus productos.

Todo esto se fue al garete cuando Viacom vendió todas estas operaciones editoriales, y Pearson descuido todo este modelo que tantos éxitos daba, lo que permitio que McGraw Hill creciera fuertemente, pero sus precios nunca llegaron a ser competitivos.

¿A que viene esto? un error es asumir de que el mercado tiene una sensibilidad al precio diferente a la real, el tener una visión latina ayuda a entender eso. Otro si digo que las opciones de crecimiento que tiene Krasis no deberían estar limitadas al mercado español, pero para ello habría que analizar mecanismos para incorporar estos elementos, impresión bajo demanda desde Colombia, Peru o Mexico ya sea para venta directa o para el canal de libreros en latinoamerica, ubicar autores residentes en latinoamerica, por ahí se me ocurren Carlos Peix, Jorge Gamba.....

Y el precio, entiendo tus razonamientos pero miralo desde mi actual punto de vista, el libro de EF4 esta 40€ + IVA , el de Julia Lerman esta 36 $, el transporte me costara mas o menos lo mismo hacia Lima. La opción del libro electronico es atractiva pero en mi modesta opinión un precio mas cercano a los 20€ tendría la pegada justa hacia un mayor mercado.

El estar de vuelta aqui te hace repensar las cosas y volver a recordar mis clases de marketing.

Responder

Hola Ernesto:

Gracias por la aportación.
El problema fundamental con los precios que tenemos nosotros es que, por mucho que lo bajemos, está demostrado que las ventas no se dispararán en consonancia, por lo que al ser un mercado tan limitado no podríamos recuperar los costes. Si hiciésemos libros de Office, como tú bien dices, que llegan a mucha más gente seguramente la cosa cambiaría bastante, pero dado que los libros son tan de nicho (y la gente demanda que estemos a la última, etc...) es difícil hacer ventas fuertes de cualquier título.

Lo de Latam sabemos que el precio es un problema, pero por desgacia nuestros costes son de España por lo que tenemos que poner un precio en consonancia con esos costes. Además, hicimos un esfuerzo grande en su día en poner los libros en Lulu /huboe que remaquetarlos) precisamente por facilitar su acceso desde Latam, y el resultado fue totalmente negativo.
Sin embargo con los libros en PDF sí que estamos notando que las ventas en Latam han subido bastante.

Lo dicho, gracias por tu valioso punto de vista extraído de la experiencia.

JM

Responder

Mexico Jorge Solano

José,

Tus comentarios muy acertados, te escribo desde México, y a excepción del análisis que hayas realizado te puedo decir que existimos muchas personas que no estamos de acuerdo en que todo es "GRATIS", a mi en lo personal algo "GRATIS" ya me da desconfianza desde el principio, tomando tu comentario que en LATAM no se tiene el poder adquisitivo para realizar la compra de los libros, si te sugeriría el como poder llegar a la gente, innovar en hacer publicidad esto sin llegar a que los costos se vayan a la atmósfera, pero que si llegues a todo el público interesado, de hecho llegue aquí porque estoy costeando uno de sus libros, esto me llevo mucho tiempo de búsqueda en internet, lo que a México y todos los países en LATAM se necesita devolver es la confianza en lo que se vende, esto sugiere que puedas llegar a todo el público de una forma mas fácil y la gente interesada estar tenerlo de primera mano, y que mas si no de los expertos,creo que pudieras excavar en esas deficiencias y encontrar el tesoro perdido.

Saludos.

Responder

Spain José Manuel Alarcón

Gracias por los comentarios Jorge.

Saludos,

Responder

Pingbacks and trackbacks (5)+

Agregar comentario